Qué quiso decir Guaidó
¿Qué quiso decir Guaidó?

Recientemente se conoció la firma de un acuerdo entre un importante sector de la oposición agrupada en el llamado G4 (VP, PJ, AD y UNT) con el Ministerio de Salud, para compartir las responsabilidades frente al COVID-19 en el país. El ministro Jorge Rodríguez lo confirmó a través de una alocución oficial y el diputado Juan Guaidó, a través de sus redes sociales. No Obstante, su actuación hace pensar que trata de aplicar la política de la zanahoria y el garrote.

En el documento, ambos sectores políticos acuerdan en el documento, acciones coordinadas para hacer frente a la pandemia por COVID-19 y sus efectos sobre el país.

Este hecho, pudiera hacer suponer a la opinión pública que hay una posibilidad de tregua en el conflicto político del país, en el momento de mayor escalada de contagios producto del virus. No obstante, En respuesta a Antonio Ledezma, quien reclamó la firma del acuerdo, Guaidó emitió un tuit en el que asegura que el cerco marítimo que encabeza la DEA contra Venezuela en el Caribe, se ha hecho en connivencia con el sector de la Asamblea Nacional que él representa y que «viene más».

La Dea en la jugada

El jueves 26 de marzo, el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, ofreció una recompensa por la captura del presidente Nicolás Maduro tras señalarlo como narcotraficante. Éste fue el punto de partida para que, acto seguido, bajo la fachada de una operación antinarcóticos, se movilizara una importante fuerza naval hacia el Caribe, compuesta por buques destructores, barcos de combate, aviones y helicópteros.

El tema de la lucha contra la droga, para apostar tal contingente militar alrededor de Venezuela, es una excusa, pues es Colombia el país que produce el 70% de la cocaína que consume el mundo y mas del 70% de esta producción, sale a través de la fachada colombiana hacia el océano pacífico, tumbo a Centroamérica y EEUU. «Venezuela no es la principal ruta de salida de la droga que se produce en Colombia«, publicó recientemente la revista Semana en un amplio reportaje periodístico.

No obstante, la dirigencia opositora insiste en pedir que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), ingrese al país y ejecute la captura del presidente Nicolás Maduro y el resto de funcionarios señalados por EEUU.

De hecho, uno de los mercenarios capturados en la denominada Operación Gedeón, con la que se pretendió una operación comando de captura de dirigentes chavistas, era un venezolano, funcionario de la DEA.

Colombia, pieza clave

En la historia del conflicto reciente entre oposición y Gobierno en Venezuela, Colombia ha sido factor clave. Entre las anécdotas que ubican al país andino en medio de las tensiones, se cuenta haber trasladado al diputado Juan Guaidó desde Venezuela hasta Cúcuta sin permiso de las autoridades venezolanas, aún cuando el parlamentario tiene una prohibición de salida del país.

Además, ha sido Colombia la que ha puesto su territorio para albergar a militares desertores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela. Los distintos grupos de mercenarios que pretendieron ingresar al país en el mes de mayo, partieron desde Colombia.

Hoy la amenaza es distinta. Amparados de nuevo en la lucha contra el narcotráfico, en la que las bases militares estadounidenses en terreno colombiano no han podido lograr una sola victoria, y en medio de la cual ese país ha incrementado su producción de cocaína al punto de romper sus propios récords (212 mil hectáreas sembradas de coca en 2019); esta semana Estados Unidos envió un nuevo contingente militar a la nación suramericana.

Una vez más, las tropas llegaron con la misión de luchar contra el narcotráfico y deben asentarse en «Zonas Futuro», según informó al respecto el presidente de ese país, Iván Duque. Esas regiones son el Pacífico nariñense, el Catatumbo, el Bajo Cauca y sur de Córdoba, Arauca, Chiribiquete. Sobre estas regiones, el diario El Espectador publicó que «todos los caminos conducen a Venezuela».

Además de la población en general, los senadores colombianos han iniciado una campaña para exigir explicaciones respecto al ingreso de estas tropas, que según la Constitución colombiana, el arribo de misiones militares extranjeras debe ser aprobado por el Congreso e informado de manera oportuna a la ciudadanía.

Todo este contexto debe tenerse en cuenta, cuando Guaidó informa a Ledezma que la DEA está en el Caribe y que esté «Atento, que viene más«. ¿A qué se refiere? ¿Con qué cuenta? preguntas para tener las alarmas encendidas en los próximos días.

Jessica Sosa