El país debe ir a una economía abierta con profundo énfasis social

El gobierno y la oposición en Venezuela, deben hacer un giro al centro político e ir hacía un modelo económico que tenga una economía abierta con amplio y profundo énfasis social, incluyendo todo lo que el gobierno ha hecho hasta ahora por mejorar la parte económica, así lo aseguró el diputado a la Asamblea Nacional (AN) y secretario general de Cambiemos, Timoteo Zambrano.

Durante el programa Análisis Situacional que transmite Globovisión, conducido por el presidente de Hinterlaces Oscar Schémel, explicó que, «el gobierno ha hecho unas propuestas de interés general en manera económica una de ellas es la Ley Antibloqueo que ya se empieza a desarrollar en el país, lo cual favorecerá el poder llevar a cabo un conjunto de medidas positivas para el país».

Además, aseguró que lo importante de mejorar el proceso económico es conservar lo inclusivo en términos sociales y tener un contacto directo con la población. «Si el gobierno hace más alianzas, más política, es más incluyente con los sindicatos, los partidos y deja de ser tan sectario, habrá más colaboración para el crecimiento económico», dijo.

Agregó que el gobierno nacional debe tomar medidas en el campo legislativo, en el campo industrial, agropecuario, para que esto lleve a la recuperación económica, ya que con estos incentivos se amplía la oferta laboral, se dinamiza la economía, mejora el salario y regresa lo hecho en Venezuela. Dijo que la propuesta de la AN sobre las Zonas Económicas Especiales es solo parar crear parques industriales, «yo creo que sería más rentable recuperar los que ya existentes, porque el país tiene una capacidad gigantesca de avance por encima de los 30 mil millones que nos tienen bloqueado», dijo.

Aseguró que tras la pandemia por el COVID-19, quedará atrás el modelo económico neoliberal y habrá un nuevo modelo construido por los nuevos sectores.

Polarización e injerencia

El también politólogo, afirmó que Venezuela es un país terriblemente polarizado con una comunidad internacional polarizada, y le atribuye ese resultado al extremismo que ha incorporado nuevas potencias y formas de negociación.

«Teníamos un nacionalismo político total en la época de los adecos y los copeyanos y el país se fue modelando hacia una democracia progresista y eso permitió que se arraigaran mucho los valores democráticos, cuando el continente estaba plagado de dictadura, Colombia y Venezuela, tenían más fortaleza democrática», sentenció.

Consideró que las elecciones regionales son una oportunidad para que baje la confrontación y se logre una estabilidad y así poder ocupar esfuerzos en recuperar la economía, «vimos como en las parlamentarias se derrotó el poder dual que buscaba imponer Donal Trump, de manera que las elecciones son oportunidades», dijo.

A su juicio no hay posibilidad de que haya una mesa de negociaciones entre el gobierno de Venezuela y EEUU, “yo creo que no habrá una mesa de Guaidó-Gobierno que es lo que quisiera el llamado G4-. Creo que de haber una mesa estaríamos los sectores de oposición en una agenda común de ambas partes. Yo vería esa imagen en mediano plazo, más allá de las elecciones regionales”, dijo a la vez que, resaltó que si es necesario tener un diálogo con EEUU, para tratar el tema de las sanciones, ya que eso puede producir una negociación externa e interna.

Hacía dónde va la oposición

Ante las venideras elecciones regionales del 21 de noviembre, y un panorama del 75% de que la población considera que la decisión de no participar en las elecciones es incorrecta, Zambrano explicó que al ser unas elecciones locales no se espera una alta participación, “eso no deja a un lado el tema unitario, deberíamos ir lo más unidos posibles. Creo que se puede dar una alianza puntual, hay partidos divididos, otros judicializados etc., pero quizás con el acuerdo ante una crisis puntual podemos tener ventaja en al menos 11 estados a favor”, explicó.

Refirió que la Alianza Democrática ya está en la conducción política encaminada a resolver el consenso, aunque no tienen establecido por ahora unas elecciones primarias. «Tenemos nuevas formas de comunicación y la oposición debe adaptarse a ello, la polarización del país es muy compleja», dijo.

Acotó que sus alianzas son electorales más no estables a pesar de tener un desafío en puerta como la elección presidencial de 2024.

Descartó la idea de un Revocatorio, ya que para ello debe haber una ley de Referendum, además, por ahora sus intereses estan reducidos a las elecciones.

Narkys Blanco