Armenia y Azerbaiyán
En 10 Tuits: Conflicto entre Armenia y Azerbaiyán ¿Otra “guerra de oleoductos”? Parte III

Se sabe que el conflicto en torno a Nagorno Karabaj fue agudizado por el proyecto del oleoducto “Bakú-Tiflis-Ceyhan”. Ahora bien, ¿Por qué hablamos de otra guerra de oleoductos?

  1. En el 2009 Qatar le propuso a Bashar al-Asad la construcción de un gasoducto hacia Europa. El proyecto atravesaría Arabia Saudita, Siria, Jordania y usaría a Turquía como enlace con el mercado Europeo
  2. Esta propuesta, que involucraba a Turquía, Arabia Saudita y Qatar, contaba con capitales de Estados Unidos, Francia e Inglaterra y el objetivo era disminuir el peso del South Stream y el North Stream, de inversiones ruso-alemanas, sobre el mercado energético europeo. El presidente sirio no aceptó la propuesta.
  3. Por el contrario, aceptó la propuesta de un «gasoducto islámico» que llevaría gas desde Irán  hasta Europa. En este proyecto se usaría a Siria en lugar de Turquía como enlace con el mercado europeo. Esta propuesta era mucho más conveniente para Siria, tanto por el papel central que jugaba su territorio dentro del proyecto, como porque mantenía la alianza con Rusia.
  4. Este fue el motivo para que capitales de las Monarquías del Golfo, Francia, Inglaterra, Israel y especialmente Turquía, alentaran y financiaran grupos islamistas contra Bashar al-Asad. Se sabe que en la guerra siria se ha usando grupos disidentes financiados y armados por Occidente contra el gobierno.
  5. En fin, más allá de los graves problemas de la dictadura Bashar al-Asad y la legitimidad o no de las demandas de algunos de sus grupos disidentes, la guerra solo fue posible gracias a estos intereses petroleros alrededor de Siria.
  6. La guerra siria y el conflicto por Nagorno Karabaj tienen como telón de fondo el mercado de consumo energético de Europa. En ambos, Rusia e Irán apoyan a un bando y por otro lado, Occidente, Turquía, Israel respaldan a otro bando. Retorna las dinámicas de “guerras proxy”.
  7. En este sentido, la diplomacia europea no es monolítica al respecto. Algunos toman partido abiertamente contra Rusia e Irán a nombre de actores locales. Otros simplemente juegan a favor del  actor que pueda suministrarle energía más barata.
  8. No obstante, la guerra siria ya demostró la cantidad de desplazados que pueden llegar a las fronteras europeas y generar desequilibrios económicos, laborales, políticos y tensiones culturales.
  9. Un conflicto entre Armenia y Azerbaiyán tendría repercusiones mucho mayores en la crisis migratoria que presiona las fronteras europeas. .Algunos especialistas temen que el ingreso directo de Rusia apoyando al bando armenio y Turquía en Azerbaiyán, desate un conflicto de proporciones difíciles de imaginar.
  10. Ya es un hecho el apoyo directo de Turquía a través de mercenarios y operadores de drones militares.

La Unión Europea es corresponsable de lo que ocurre en Siria y de lo que pueda ocurrir en los próximos días entre Armenia y Azerbaiyán. Varias de las potencias europeas han atizado conflictos, financiado grupos armados y aumentado las tensiones en la zona. Asimismo, la pelea por las cuotas del mercado energético europeo ha abierto apetitos de grupos mercenarios, terroristas y gobiernos por el control de las vías de suministro.

He aquí la hipocresía de las «leyes antimigratorias» que promueve la derecha europea. Por un lado, son copartícipes de los conflictos regionales. Por otro lado, utilizan las leyes antimigratorias y el populismo político para evitar hacerse cargo de las consecuencias de estos conflictos en materia de desplazados y migrantes.

Hoy Alemania y las socialdemocracias de los países más vulnerables (España, Portugal, Grecia) están llamadas, no solo a activar una diplomacia de paz frente a esos conflictos, también deben presionar por un gran Pacto Político de Paz en torno al mercado energético europeo. De lo contrario, las olas migratorias, cada vez más grandes e indetenibles, transformarán definitivamente el sistema político su sistema político y la estabilidad de Europa.

Damián Alifa