Biden y su promesa de una nueva política internacional

Durante su ponencia ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, el presidente norteamericano Joe Biden anunció un viraje en relaciones exteriores de Estados Unidos. ¿Qué significa este anuncio? ¿A dónde está orientada esta «nueva» política internacional?.

Hinterlaces.net entrevistó a Arnold August, internacionalista y conferencista canadiense*, quien nos revela puntos de análisis que corren la cortina del sofisma y van al impacto real del anuncio presidencial realizado en los últimos días.

Mientras las crisis se multiplican para Biden, el presidente estadounidense estira decisiones y retoca las viejas maniobras de Donald Trump. Aunque use su frase de cabecera, «Estados Unidos está de vuelta» hay que escudriñar lo que implican esas palabras.

1. ¿Le resulta creíble el anuncio de Biden acerca del inicio de la era de la diplomacia?

Para apreciar plenamente lo que el Presidente Joe Biden realmente dijo, es mejor citar las dos frases contiguas completas: “Hemos puesto fin a un conflicto de 20 años en Afganistán. Y al cerrar este período de guerra implacable, estamos abriendo una nueva era de diplomacia implacable”.

De este manera, Biden continúa creando la ilusión de que la retirada de Afganistán indica una nueva era de paz y diplomacia que reemplaza el conflicto. Es una mentira flagrante afirmar que su administración ha tomado el camino de la paz y la diplomacia en lugar de la guerra. La mentira hace parte del ADN de la política exterior bipartidista de Estados Unidos, desde Vietnam (Golfo de Tonkín) hasta Irak (armas de destrucción masiva) y muchas más. Mientras pronunciaba sus palabras, Estados Unidos es la fuerza líder de las guerras al menos en Siria, Irak, Somalia y Yemen.

Por otra parte, sigilosamente insertó la noción de que “hemos reafirmado nuestro sagrado compromiso con el Artículo 5 con la OTAN, que dice: “Las partes convienen en que un ataque armado contra una o contra varias de ellas, acaecido en Europa o en América del Norte, se considerará como un ataque dirigido contra todas ellas y, en consecuencia, acuerdan que si tal ataque se produce, cada una de ellas…”

2.¿Qué implicará para América Latina y en particular para Venezuela, el anuncio de ‘gestionar’ el cambio de la dinámica del poder global?

Biden declaró que, “en lugar de guerras pasadas”, su administración avanza hacia “gestionar los cambios en las dinámicas de poder mundiales…”.

‘Gestionar’ es un término engañoso. Éste significa que, en realidad, Estados Unidos aún hoy día y desde su fundación se ve a sí mismo como el “pueblo elegido” de las Trece Colonias, un “faro en una colina” para todo el mundo.

Biden mencionó tan solo una vez a Venezuela: “El autoritarismo, el autoritarismo en el mundo pretende proclamar el fin de la era de la democracia, pero están equivocados. La verdad es que el mundo democrático está en todas partes. Se encuentra entre los activistas contra la corrupción, los defensores de los derechos humanos, los periodistas, los manifestantes pacíficos en las líneas frontales de su lucha en Bielorrusia, Birmania, Siria, Cuba, Venezuela y todo otro lugar”. En otras palabras, Biden se está comprometiendo una vez más a profundizar la política bipartidista de Estados Unidos de librar una guerra económica devastadora y genocida contra Venezuela. La sola invocación de la palabra “democracia” por Estados Unidos, haciendo referencia a otros países es, en sí misma, una declaración de guerra contra el Sur Global. Cuando es aplicado a América Latina, el término “dinámico” inspira temor. ¿Hace éste referencia al actual giro a la izquierda en América Latina y el Caribe que Estados Unidos debe ‘gestionar’? Más aún, ‘gestionar’ parece evocar la “Carga del hombre blanco”, la guía y el pretexto perpetuo para impulsar más guerras e intervenciones de Estados Unidos en el Sur Global.

3.¿No buscar una Nueva Guerra Fría, tal como dijo Biden, nos muestra un nuevo mapa geopolítico mundial?

La negación de Biden de una Nueva Guerra Fría constituye quizás una de las mentiras más flagrantes de los actuales asuntos exteriores de Estados Unidos. En la misma declaración ante la ONU, Biden se refiere a la “opresión en Sinkiang”. Más aún, mientras hablaba, su administración está trabajando para consolidar la nueva alianza militar anti-China entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia, a fin de intentar desesperadamente mantener el dominio mundial frente al creciente movimiento hacia un mundo multipolar en el que China está jugando un papel clave.

Marcela Heredia

*Arnold August, es un periodista y conferencista canadiense, autor de los libros Democracy in Cuba and the 1997–98 Elections (1999), Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento (2014) y Relaciones Cuba-EE.UU: ¿Qué ha cambiado? (2018).