EEUU y Venezuela
En 10 Tuits: ¿Qué esperar de la relación entre EEUU y Venezuela?
Tiempo de lectura: 3 minutos.

Hay una gran expectativa y mucha incertidumbre en torno a las medidas que pueda adoptar el nuevo gobierno de los Estados Unidos sobre Venezuela. Algunos analistas han querido hacer énfasis en los indicios de “continuidad” entre Trump y Biden, mientras que otros buscan resaltar las diferencias. Es fundamental indicar que este no es un tema que pueda ser tratado con “brocha gorda” y es muy pronto para sopesar los posibles cambios. No obstante, hay algunas cosas que pudiéramos tomar en cuenta.

Hinterlaces.net le presenta un resumen En 10 Tuits:

  1. Venezuela no es una prioridad en la política exterior de Biden: A Biden le toca enfrentar la crisis migratoria centroamericana, distender la relación con China, retomar el Tratado de Paris, ir a una negociación urgente con Irán, atender un posible escalamiento de las tensiones en la península de Corea y restituir la confianza de la alianza trasatlántica frente a Rusia. Venezuela no entra, al menos en un primer momento, en esta apretada agenda prioritaria de la Administración Biden.
  2. Énfasis en medidas multilaterales sobre unilaterales: Europa fue distanciándose, lenta y progresivamente de las políticas de Trump hacia Venezuela.  Por otro lado, buena parte de los gobiernos de América Latina, que conformaron el llamado  “Grupo de Lima”, también también se han distanciado de algunas medidas contra Venezuela. Ahora bien, tanto la Unión Europea como algunas voces en América Latina, vienen apostando a un enfoque basado en el diálogo y la negociación para atender el tema Venezuela. Es decir, un enfoque más multilateral supone una mayor inclinación hacia la negociación.
  3. Medidas “humanitarias”: Buena parte de los discursos demócratas han resaltado la necesidad de darle prioridad a lo que consideran una emergencia humanitaria en Venezuela. En consecuencia, Biden prometió aprobar el TPS para los venezolanos y algunos medios de comunicación demócrata y círculos intelectuales han venido impulsando el levantamiento de algunas sanciones que consideran, afectan directamente a la población.
  4. Todas las opciones no están sobre la mesa: Varios voceros del partido demócrata han expuesto que la intervención militar no es una opción. Mientras que los republicanos le habían dado fuerza a esta posibilidad y habían alentado a los sectores más reaccionarios de la oposición venezolana a emprender una agenda insurreccional.
  5. Más tensión frente a la relación entre Venezuela y Rusia: Aunque las relaciones entre el Kremlin y la Casa Blanca no estuvieron exentas de tensiones durante la Administración Trump, se sabe que hubo una serie acuerdos pragmáticos en diferentes áreas y que Trump y Putin se entendieron bastante bien tras bastidores. Por el contrario, se prevé una agenda mucho más hostil contra Rusia en una administración demócrata, lo que probablemente apunte a una actitud mucho más celosa y activa contra las relaciones que Rusia con Latinoamérica y especialmente con Venezuela.
  6. Cuba como puente para una negociación con Venezuela: los demócratas han buscando un restablecimiento de las relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba desde los tiempos de Obama. Algunos demócratas han manifestado que la Habana podría ser un escenario de negociación como en el caso de los acuerdos de paz de Colombia. Asimismo, señalan que el gobierno cubano podría influir para un mejor entendimiento con Venezuela.
  7. La reestructuración de la deuda, un problema pendiente: muchos fondos de acreedores de la deuda externa venezolana vienen haciendo gestiones en los Estados Unidos para que se levanten las sanciones que prohíben transar los bonos, reestructurar la deuda, así como obstruyen el pago de la misma. Este será uno de los principales puntos de presión interno al gobierno de Biden con respecto a la situación de Venezuela. Ya el gobierno de Maduro ha anunciado una propuesta de acuerdo para la reestructuración de la deuda.
  8. El “gobierno interino” como ficha de negociación: la figura del gobierno paralelo que la Administración Trump pretendió instalar en Venezuela para derrocar al gobierno de Maduro, se ha vuelto una figura incómoda, ineficaz y un verdadero callejón sin salida para los Estados Unidos. Sin embargo, resulta muy incómodo para la Administración Biden retirarle el apoyo al gobierno paralelo, por el contrario lo usarán como ficha de cambio en una futura negociación con el gobierno de Maduro.
  9. El referéndum revocatorio como objetivo de la negociación: En la administración demócrata habrá un énfasis en una salida electoral y negociada al gobierno de Maduro. En este sentido, vienen apuntando a promover el Referendum Revocatorio, para ello, buscan instalar una mesa de acuerdos con el gobierno de Maduro, para discutir las condiciones en las que se pudiera celebrar esta consulta.
  10. ONG´S y asociaciones civiles tendrán el protagonismo en la oposición: Los demócratas suelen financiar y respaldar agrupaciones civiles, más que a partidos políticos tradicionales. En consecuencia, es probable que se intente presentar un refrescamiento de los rostros opositores, especialmente, de los que estuvieron más vinculados a la figura de Trump y a la promoción de acciones insurreccionales.

Sobre Venezuela habrá continuidades y rupturas de parte de la nueva Administración de los Estados Unidos. Los demócratas seguirán trabajando por el “cambio de régimen”, pero intentarán emplear otros medios, formas y tiempos. La distensión diplomática, el retiro de sanciones y el desmontaje del gobierno interino serán fichas de cambio para obtener el Referendum Revocatorio. Algunos intereses económicos norteamericanos buscaran quedar fuera de la agenda de sanciones, especialmente, acreedores de la deuda venezolana y negocios petroleros.  Tocará ver el desarrollo de esta política y la respuesta a este nuevo esquema que pueda dar el gobierno de Maduro.

Damian Alifa