#En3datos sepa cuál es la expectativa respecto a la renovación del poder legislativo
#En3datos sepa cuál es la expectativa respecto a la renovación del poder legislativo

Venezuela se aproxima este año a una nueva contienda electoral. El escenario parece no estar claro aún al respecto, sin embargo, la oposición luce en desventaja por las evidentes muestras de confrontación interna. Señalamientos de corrupción entre sus dirigentes, pugnas por liderazgo, desacuerdos en las estrategias, son solo algunos de los temas que han terminado de fragmentar a este sector político, cuyo único punto en común es la salida del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Durante la investigación para este trabajo, el equipo de Hinterlaces.net identificó algunas grietas: un sector importante apuesta al diálogo como vía para resolver los conflictos nacionales, mientras otros lo rechazan de plano. Existen fracciones que confían en la ruta electoral-democrática, otros impulsan abiertamente la intervención extranjera. Hay quienes creen que la solución está en una insurrección militar desde la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que logre derrocar al Gobierno e incluso algunos esperan poder reeditar los episodios de violencia en las calles como mecanismo de presión.

Desde la llegada al poder del chavismo, la oposición ha enfrentado profundas divisiones, no obstante, el escenario actual plantea una confrontación irreconciliable; El manejo de dinero proveniente del financiamiento extranjero es uno de los factores de enfrentamientos. Entre 2017 y 2019, Estados Unidos gastó al menos 654 millones de dólares en financiar a la oposición venezolana. ¿Dónde está ese dinero? ¿Quién lo administra?. Las respuestas son señalamientos de un lado y del otro dentro del mismo bando: testaferros, apoderados y fundaciones que nada han aportado al país.

En medio de ese campo minado, la mayor fuerza la tiene el llamado G4, conformado por los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, quienes son acusados por militantes y exmilitantes de sus propias organizaciones de no rendir cuentas y de haber derrochado una fortuna en viajes, licor, autos lujosos, celulares de primera generación, discotecas y prostitutas, mientras ellos son ignorados o simplemente les arrojan algunas migajas.

Sobre estos temas, Hinterlaces.net entrevistó a dirigentes y analistas políticos, con el propósito de hacer una espcie de retrato hablado de la oposición venezolana.

José Brito, ex miembro del partido Primero Justicia y quien el pasado año lideró el llamado movimiento Rebelión de las Regiones que confrontó al diputado Juan Guaidó en el seno de la Asamblea Nacional, asguró que “un grupo pequeño, minúsculo dentro de la oposición, ha hecho de la confrontación un gran negocio, pues la confrontación supone recursos por parte de la Usaid, por más de 400 millones de dólares; recursos de la Unión Europea, los privilegios que ocasiona, manejos dolosos de los recursos de las empresas venezolanas en el exterior como Monómeros, Citgo, entre otras”.

El diputado José Brito en la confrontación por la presidencia de la AN el 5 de enero

Precisamente ese fue el tema de fondo que originó el enfrentamiento por el control de la directiva del parlamento.

Mientras tanto, Avanzada progresista, Prociudadanos, el Movimiento Al Socialismo, Soluciones Por Venezuela, Unidad Política Popular, Esperanza por el Cambio (Javier Bertucci) e incluso Copei, se cuentan entre las organizaciones políticas que optan por el diálogo y la vía electoral y pacífica. Copei no participa de la mesa de diálogo nacional con el Gobierno, sin embargo, Mercedes Malavé, quien hasta el momento de la ing¿vestigaci{on para este trabajo periodístico,era parte de Copei, opinó que «es fundamental aglutinar a los sectores opositores en torno a una alternativa electoral».

Enrique Ochoa Antich, exsecretario general del MAS, consideró que “el pueblo opositor, no sus élites, puede ser reagrupado alrededor de una opción claramente democrática que crea en el voto, en el diálogo, en la paz y en la defensa a ultranza de nuestra soberanía”.

En la otra acera están los que se oponen a cualquier tipo de conversaciones con el Gobierno, así como a posibles salidas electorales. Como ejemplo notable, el diputado Guaidó quien acaba de llegar al país luego de una gira internacional, de la cual prometió que el resultado es que se amplíen los mecanismos de presión extranjera contra el país, «por polémicos que sean», para lograr el objetivo del derrocamiento.

Para Ochoa Antich, la oposición ha tenido peores momentos; recordó lo ocurrido en los primeros años de la década del 2000, cuando hubo una fuerte debacle como consecuencia del golpe de Estado de abril de 2002, el paro petrolero y la abstención para las elecciones parlamentarias de 2005. Destacó la manera como se logró recuperar la oposición, al punto de ganarle el referendo constitucional a Chávez en 2007, obtener principales gobernaciones y alcaldías del país, casi la presidencia en 2013, y las 2/3 partes de la Asamblea Nacional en 2015.

Sin embargo, advirtió que la condición para salir del foso es deslindarse del extremismo y generar una estrategia para unificar a toda la oposición democrática, no a las élites, sino al pueblo opositor, alrededor de  “una opción claramente democrática que crea en el voto, en el diálogo, en la paz y en la defensa a ultranza de nuestra soberanía”.

En este sentido recordó que la ruta democrática le ha dado victorias a la oposición, como las ocurridas de 2006 a 2015, mientras que la ruta extremista sólo le ha dado cárcel, exilio, inhabilitaciones, muerte, derrotas y fracasos.

“Lo que más le ha hecho daño a la oposición es haberse dejado atrapar por la lógica extremista, la del «todo o nada», la del «vete ya», que conduce al abstencionismo y a salidas violentas como las del golpe de Estado y la intervención militar extranjera”, dijo.

No al engaño

Por su parte, el presidente del partido “Soluciones por Venezuela” y actual miembro de la Mesa de Diálogo Nacional, Claudio Fermín, señaló el pasado jueves 6 de febrero en una entrevista televisiva, que los venezolanos hemos vivido tras el engaño y la demagogia y fustigó a la oposición por haber perdido la oportunidad de participar masivamente en las elecciones de 2018 cuando había posibilidades de ganar.

Todavía recuerdo cuando el 20 de mayo de 2018 los venezolanos tuvimos la extraordinaria oportunidad de promover un cambio pacífico y democrático consultando a la gente y se le convenció con una campaña multimillonaria que si nadie votaba, Maduro salía”, pronunció.

A su juicio, fue “un verdadero juego truculento, es decir, usted no haga nada, quédese en su casa, que habrá cambio histórico y político, así se engañó al país, como se engañó al país diciéndole “si o si”, o el 23 de febrero todo va a cambiar, y eso fue mentira”. En ese sentido recordó que los cambios históricos “no se producen porque usted tenga más agitadores en su nómina o porque usted venda fantasías”.

A pesar de las divisiones internas, y de los conflictos que a la luz de los medios de comunicación precen irreconciliables, esta semana la comisión preliminar que designará los integrantes de Comité preliminar, encargado de evaluar y nombrar al nuevo Poder Electoral, se reunió en la sede de la Asamblea Nacional en un ambiente de conciliación.

Todo indica que la mesa de diálogo comienza a rendir frutos y el escenario se configura para un salida electoral, política, nacional y pacífica a los conflictos del país.

El Partido Socialista Unido de Venezuela y las organizaciones políticas aliadas, han demostrado que no tienen mayes inconvenientes para organizarse en torno a los procesos electorales que enfrenta y continúa siendo una maquinaria electoral importante. Según nuestros estudios más recientes, el Psuv ylos alidos del Gran Polo patriótico cuentan con 36% de apoyo. AD, Copei, Voluntad Popular, Primero Justicia y otros partidos opositores, suman 14% de apoyo. 50% de la población manifiesta no sentirse identificada con ninguna tolda.

Con este panorama, se configura el escenario electoral de este año. La Unión Europea y Noruega reconocieron confirmaron que no habrá elecciones presidenciales. ¿Podrá haber acuerdo y conciliación dentro de la oposicion en torno a su participación y definición de candidaturas? solo uedan algunos meses para decidir.