AD
Las dos AD

La incorporación de los sectores violentos de la oposición venezolana a la agenda electoral luego de tres procesos electorales convocando a la abstención trae consigo nuevos escenarios, entre ellos el enfrentamiento entre organizaciones políticas del mismo origen cómo es el caso de Acción Democrática. La tolda blanca que a lo largo de sus 80 años de historia ha tenido varias divisiones en esta oportunidad enfrenta a los seguidores de Henry Ramos Allup y Bernabé Gutiérrez, quienes se dividieron por desacuerdos entre seguir o no la ruta electoral.

Para el sector que ha venido planteando el proceso electoral como el camino para recuperar los espacios políticos, resulta un acto de sensatez el que ciertos sectores de la oposición retornen a la lucha democrática. No obstante en opinión de  Menfri París, responsable de Acción Democrática en Caracas, aquellos que se inscriban con la tarjeta de la MUD no pueden ser asumidos como  adecos porque no reconocen la directiva que por decisión del Tribunal Supremo de Justicia encabeza Bernabé Gutiérrez.

Convivir con el Gobierno

Henry Ramos Allup, responsable de Acción Democrática durante años y líder de los militantes de esta tolda política que actualmente no son reconocidos por el Consejo Nacional Electoral como representantes de la organización, fue el vocero del comunicado de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, en el cual anunciaba su participación en el proceso de elecciones regionales y municipales de este 21 de noviembre.

La mesa que conforman los partidos opositores que apoyan a Juan Guaidó, los militantes de Acción Democrática que siguen a Ramos Allup, Voluntad Popular, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo, sostienen que aunque no han logrado la totalidad de las garantías “no pueden decir que si no tienen el 100% de las garantías no van a participar” y resaltaron que la decisión cuenta con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea.

El primero de septiembre la Unión Europea anunció su respaldo a la plataforma unitaria de la oposición por su decisión de participar en el proceso electoral haciendo nuevamente un llamado “a que en Venezuela existan condiciones electorales respetuosas de los estándares internacionales para la democracia”.

La reciente división de AD data de Junio del 2020, fecha en que  la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) admitió y decretó medida cautelar de tutela constitucional consistente en suspender la entonces Dirección Nacional de la organización con fines políticos Acción Democrática (AD), cuyo Secretario General era Henry Ramos Allup. La sentencia nombra una mesa directiva ad hoc para llevar adelante el proceso de reestructuración necesario de AD, presidida por Bernabé Gutiérrez, actual Secretario Nacional, quien junto con otros dirigentes adecos solicitó la intervención del Tribunal fundamentada en  “el riesgo de que la tarjeta de Acción Democrática se perdiera ante la no renovación de partidos y el no ir a procesos electorales recientes”.

La decisión permite a la mesa directiva presidida por Gutiérrez, el uso de  la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio de Acción Democrática.

La AD de Ramos Allup mantiene un liderazgo activo dentro de la coalición del llamado Grupo de los 4 y tiene la mayor cantidad de candidatos a gobernadores hasta la fecha. No obstante para París, esto no tendrá ningún impacto en el electorado de la Acción Democrática de Gutiérrez que ha demostrado un accionar coherente en favor del país.

Cuando fuimos a refrendar el partido en Caracas AD saco 12.000 votos y en este último proceso de diputados la organización obtuvo saco 47.000 votos. Es decir que hay un número importante de personas que decidieron acompañar a una nueva directiva y la ruta electoral. Acción Democrática ha pasado por 4 divisiones y esta es un pellizco al cuerpo de un caballo”.

Sin embargo destaca que consideran que Venezuela amerita un encuentro y que la oposición llegue unida al proceso de noviembre, por lo que siguen insistiendo en la necesidad de un diálogo dentro de Acción Democrática.

“Las diferencias entre algunas personas no puede dirigirse contra una organización de 80 años de tradición. Nosotros nos hemos sentado a conversar con el Presidente Nicolás Maduro, con otros factores de oposición, con sectores dentro el chavismo, porque no vamos a poder conversar con Carlos, con Henry y con otros actores.  Los venezolanos nos merecemos un país de encuentro”.

Las contradicciones entre los sectores de Acción Democrática no son solo electorales o sobre cuál es la ruta para llegar al poder, también giran en torno a las medidas coercitivas unilaterales, impulsadas por los seguidores de Guaidó con el apoyo de Washington.

París hace hincapié en que el momento de ese sector “histérico y escandaloso” que dirigía el partido ya pasó y qué es tiempo de otros conceptos políticos que pudieran dar resultados más óptimos para los venezolanos.

«No podemos construir a Venezuela sobre las ruinas. Las acciones impactan negativamente a toda la población”.

El presidente Nicolás Maduro saludó la decisión del G4 de retornar al campo democrático y participar en las elecciones regionales, e hizo un llamado a acordar en el marco de la Mesa de Diálogo en México la solicitud de retiro de las sanciones, el desbloqueo de las cuentas bancarias y la devolución del oro retenido por el Banco de Inglaterra.

La decisión de los partidos seguidores de Guaidó ha tenido duras críticas por parte de otros sectores de la oposición y algunos ex dirigentes de Acción Democrática como Antonio Ledezma, quién calificó la decisión como de “una insólita incoherencia que avala el fraude de las elecciones regionales y que forman parte de las causas del fracaso del sacrificio y la lucha de millones de venezolanos para salir de Maduro”.

Voceros de otros sectores opositores como el ex alcalde David  Smolansky tuiteo: “una pregunta qué ronda la cabeza de todos los venezolanos especialmente la de aquellos que siguieron la línea abstencionista durante estos años, ¿si no hubo condiciones hace solo ocho meses para las parlamentarias por qué las hay ahora?

En contraste, a lo interno de la organización política de Guaidó, Voluntad Popular,  dirigentes como Freddy Guevara que planteaban en el 2017 que no habría normalidad en el país hasta que la dictadura no cesará, hoy participan en la mesa de diálogo con el ejecutivo nacional al reconocer la necesidad de “convivir con el gobierno”.

Mientras que los sectores del G4 enfrentan las críticas y contradicciones de sectores de oposición en contra de la vía electoral, Bernabé Gutiérrez, hoy diputado, se mantiene activo en sus redes sociales promoviendo sus visitas a diversos estados como parte de la campaña electoral  bajo el eslogan “en la brega día a día en todos los escenarios de poder para devolverle los venezolanos el porvenir y el progreso que le otorgamos en nuestros gobiernos”.

En despliegue se encuentran igualmente los 23 partidos políticos, que junto con la AD de Gutiérrez conforman la Alianza Democrática, hoy con expresión en el poder legislativo.

Para París, AD ha vuelto a ser un partido policlasista sin mediaciones con intereses mediáticos y económicos como los que lidera Henry Ramos Allup, y que espera “no quiebren” a mitad de camino el anuncio del G4 de participar en los comicios de noviembre.

Anahí Arizmendi