Sebastián Michel
Tiempo de lectura: 2 minutos.

«Necesitamos procesos de integración donde la gente se vuelva loca por defender su país, y que cuando se estén desintegrando y haya un país que lo amanece en América Latina, haya un levantamiento masivo para defender sus tierras que no lo permita», para Sebantián Michel, embajador embajador de Bolivia en Venezuela, es necesario que se cumpla este proceso dentro de la nuevo ciclo de gobiernos progresistas en América Latina.

Durante la transmisión del programa Análisis Situacional, conducido por el sociólogo Oscar Schémel en el canal Globovisión, aseguró que los beneficios de la integración deben ser visibles ante el mundo para que pueda seguirse impulsando el carácter de un mundo multipolar.

El diplomático, explicó que este proceso debe consolidarse fuera de las instituciones, «la Organización de Estados Americanos (OEA), no encaja en estos procesos y eso quedo visible con el golpe de Estado a Bolivia, «además es una institución que se deja arropar por la influencia financiera de EE.UU. no ayuda al proceso social porque los funcionarios se acostumbran a vivir con los privilegios del imperio», destacó.

Sin embargo, Michel, refirió que «al imperio hay que resistirlo, saber jugar con sus reglas. Hemos apostado a que exista la OEA, y esto se ha vuelto un escenario que solo debate cosas políticas y se olvidado de la salud y la educación y las necesidades de la gente. Hay una disputa permanente del capital entre una élite organizada y el poder popular», dijo.

El progresismo sigue adelante

En el escenario de las elecciones venideras en América Latina durante este año, considera que existe una nueva ola progresista de la izquierda en el mundo.

«Los principios del milenio gestaron en América Latina procesos de izquierda muy fuertes, líderes que venían de una historia de lucha intenso. Luego vivimos un proceso de Revolución restauradora muy fuerte y ahora lo que vemos es que este proceso del que se han aprovechado los que se oponen», refleja que esa extrema que adversa también ha tenido garantías económicas en los últimos 15 años.

Reitera que esta nueva izquierda es diferente a la que encabezaron, Lula, Chávez, Correa, Néstor, Evo. «Hoy la sociedad nos está pidiendo otra vez un proceso de expansión, pero también uno de administración que impulse la transformación, pero también que sea con pausa en la gestión».

En su discurso, utiliza la palabra hegemonía como, «el lado amable del acuerdo político», y llama a la construcción de hegemonía como un espacio vital para un gobierno democrático. Un ciclo fundamental para dar continuidad a los procesos.

Hizo referencia al golpe de Estado en Bolivia, y detalló que en 2019 se rompió la hegemonía en ese país. «No nos dimos cuenta que había escenarios diferentes en el 2019 y de ahí se desprende la insurrección, teníamos la mayoría, ganamos esa elección, nos acercamos al 50%, pero había escenarios distintos en la sociedad, se había roto la hegemonía y el sentido común de los bolivianos comenzó a manipularse con inyecciones de odio«.

Prensa Hinterlaces.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here