La defensa de los recursos naturales y una posición firme contra el racismo que se ha pretendido imponer en Bolivia, país suramericano de mayoría indígena, son las principales banderas que levanta el Mas, en la selección de sus candidatos a través de un consejo ampliado, para una nueva contienda electoral, luego del golpe de Estado al presidente Evo Morales.

Han pasado 2 meses desde el inicio de la actual crisis política en Bolivia. La Organización de Estados Americanos, institución que estuvo al frente de la matriz de supuesto fraude electoral en torno al triunfo de Morales en las elecciones en el país, no pudo comprobar su planteamiento.

No obstante, el Mas, organización política con mayor fuerza en Bolivia, definió este fin de semana a través de una reunión ampliada, su fórmula presidencial de cara a las elecciones generales que deben realizarse en el mes de mayo, pues ha dicho el líder de este movimiento, el expresidente Morales que el golpe se debe vencer con votos.

David Choquehuanca, quien ejerciera como canciller del presidente depuesto, ha sido el designado para encabezar las aspiraciones presidenciales. El liderazgo de Choquehuanca, político de origen Aimara, tiene características similares a las de Morales, pues tiene su base en el componente indígena.

De igual forma, en unanimidad designaron a Andrónico Rodríguez, a quien se le ha visto como un sucesor natural de Morales, para optar al cargo de la vicepresidencia. Rodríguez es un joven politólogo de 30 años, que encarna las nuevas generaciones de profesionales bolivianos.

Los movimientos políticos y sociales anunciaron que emprenderán una marcha pacífica en la ciudad de La Paz el 22 de enero, para escuchar el mensaje de Evo Morales, quien estará al frente de la campaña electoral. De igual forma rechazaron la persecución a los líderes políticos identificados con el Mas y los atropellos a la libertad de expresión por parte del Gobierno interino de Jeanine Áñez.