ciencia-divulgacion
Ciencia y divulgación frente al COVID-19

El impacto y letalidad del virus Sars-CoV-2, requirió el distanciamiento físico a escala mundial y un nuevo reto que coloca a la ciencia en un punto desafiante, al igual que la capacidad de los gobiernos para responder a la emergencia de salud.

En Venezuela la mejor prevención ha sido cumplir el distanciamiento físico y las medidas higiénicas, en condiciones que siguen desafiando a los médicos, expertos y al país, en paralelo a la investigación científica que retoma su vigencia.

Sabemos muchas características del virus; después de ser declarada pandemia por la OMS, se logró descifrar el genoma, lo que permitió dar con las características moleculares y establecer semejanzas con otros tipos de coronavirus, uno con alta infectividad que obliga a repensar la importancia de la divulgación científica y de su rol en la sociedad; nunca es tarde cuando se trata de corregir errores en función del bien común.

La investigación científica se ha configurado como un recurso que desarrolla el conocimiento desde Galileo o Newton hasta la actualidad, la humanidad se rige bajo la experimentación y comprobación, también de lo empírico para conocer al mundo y dar explicaciones racionales, hoy se trata de responder y dar solución a un virus totalmente nuevo.

Contexto tricolor

La Venezuela de estos tiempos, tan resiliente, expresa un sinfín de dificultades y oportunidades que se contraponen una a la otra, este país experimentó algunos avances significativos en la ciencia pero parecen ser insuficientes- para el biólogo y doctor en genética humana Carlos Ramírez, la ciencia representa “un gran valor para la sociedad, porque responde al mandato social”-.

De las pocas ventajas en relación al virus es que “muchas de las publicaciones asociadas con el manejo del Covid-19 a distintos niveles se consiguen fácilmente, son de libre acceso, por lo que pagar ya no es necesario”, es decir la información relacionada al virus está disponible para cualquier venezolano que quiera documentarse más, explica Ramírez.

Agrega que lo “importante de reconocer que las decisiones tomadas son basadas en datos científicos, clínicos y epidemiológicos, incluso sobre la genómica del virus”, el experto afirma “la ciencia se ha encargado de sustentar la toma de decisiones en la coyuntura, en este momento la sociedad se ha dado cuenta que el conocimiento científico sí importa y tiene impacto sobre la sociedad”.

Ramírez añade que “la ciencia se volvió una actividad muy marginal en nuestro país, la investigación científica no había tenido realce como ahora porque se está viendo afectada la salud humana, la gente no suele cuestionar qué pasa con la salud ambiental o animal, qué medidas son tomadas para evitar una epidemia, esas son decisiones que se toman basadas en conocimiento científico y por eso es importante que los gobiernos enfoquen esfuerzos en que la gente tenga una mejor comprensión del tema”.

Carácter social de la ciencia

El Covid-19 coloca de manifiesto la importancia de la ciencia para el bienestar social como nunca antes, no se trata de científicos, cálculos y mucha sapiencia, se trata de crear conocimiento que impacte en la dinámica social positivamente.

Por su parte para el divulgador científico y escritor español Eugenio Fernández “la ciencia está jugando un papel importantísimo”, expresa que “el virus nos está dejando muy claro, que no podemos decir verdades absolutas cuando no tenemos todo el conocimiento sobre algo”.

Explica que “los datos que se recogen en el desarrollo de la investigación permiten hilvanarse, y es uno de los problemas, Covid-19 es una enfermedad nueva y por mucha colaboración entre científicos, falta mucho por conocer, no solo desde el punto de vista microbiológico sino de la pandemia, lo que requiere muchos casos clínicos para evaluar una mayor cantidad de datos”.

Eugenio Fernández, quien también es profesor de biología, afirma que “hay personas que piensan que la ciencia da solamente verdades absolutas, no es así para nada, la ciencia se construye a sí misma en cada momento y se corrige a sí misma”.

La ciencia “claro está encuentra respuestas contundentes, por ejemplo una vacuna, pero esa vacuna podría dejar de funcionar por una mutación en el patógeno, otro ejemplo que refleja esto es el uso de antibióticos, se está presentando ahora mismo un problema con los antibióticos porque luego de un tiempo de efectividad, deja de funcionar por una resistencia del patógeno, esto lo conocemos gracias a la ciencia”.

Vivita y coleando

La vigencia que ha retomado el papel de la ciencia según Fernández “es tremenda, sin la ciencia sabemos perfectamente que no podríamos salir de esta, sería imposible, es la única manera, no podemos esperar ningún milagro ni esperar a que desaparezca, si esperamos a que desaparezca se diezmaría la población como ha ocurrido en otras epidemias”.

Por su parte Carlos Ramírez afirma también que “la ciencia ha retomado su vigencia desde el punto de vista social, ha dado un paso adelante, lo que hay que procurar es que no se convierta en un boom, que pase y se olvide el rol de los científicos y su importancia para la sociedad”.

La divulgación en el tiempo

Actualmente los avances científicos se divulgan mediante revistas y libros especializados que llegan a un grupo vinculado a ella, ese conocimiento carece de canales adecuados para llegar a la gente, según Carlos Ramírez “deben existir espacios de comunicación abiertos y constantes, para que fluya una difusión mayor de nuestro trabajo, las redes sociales permiten llegar más pero con deficiencia, hay investigaciones que tienen alto impacto sobre la sociedad que no se divulgan y eso produce que la ciencia se vea elitista”.

En Venezuela y la mayoría de los países del continente urge un cambio de paradigma en cuanto al desarrollo de la investigación científica y su divulgación, muchas necesidades se solucionan con aplicación de ciencia o tecnología pero el poco interés expresado por los gobiernos repercute en el abandono, dando prioridad a políticas que van en función de un objetivo electoral o pormenores que no satisfacen las necesidades reales de la mayoría.

Ramírez reafirma que “debe reforzarse el impacto de la ciencia en todos sus ámbitos, prensa, redes y revistas, hay que proponer procesos que midan el impacto, a quién llega, de qué forma y cómo se producen las transformaciones que impactan en la formación social, para que la gente pueda pensar, quién hace la ciencia, y para quién se hace, esto tiene que ver con una visión de carácter político – social de la actividad científico tecnológica”.

Lo pendiente

La situación relacionada al Covid-19 está en pleno desarrollo, aún hay mucho por conocer sobre el comportamiento de este virus, sobre las consecuencias de la infección en las políticas de salud a nivel mundial y su desarrollo en los meses próximos será determinante pero el rol protagónico en esta batalla sigue siendo de los científicos, de los investigadores, médicos, enfermeras y responsables de la salud pública de los países.

Sin embargo, el papel de la divulgación científica es fundamental, se cuenta con ella para narrar las historias emanadas de esta coyuntura, tanto humanas como culturales y técnicas. En un intento por ponerlo en práctica este trabajo analiza de forma general la divulgación científica, unida a su razón de ser, presente y futuro en la sociedad.

Karen Rodríguez