¡Si, las empresas pueden financiarse a través del mercado de valores y en esta Venezuela! la del 2020, inmersa en una cada vez más profunda crisis económica que venimos padeciendo y analizando por años y que presenta en estos momentos como condición adicional la pandemia del #COVID-19, la cual no solo ha desatado una crisis sanitaria mundial, sino que quizás la crisis económica- financiera más virulenta y profunda en más de 100 años, dado que ésta se encuentra en pleno desarrollo, presentando nuevas variables día tras día, por ende nuevos retos, aplicándose el ensayo y error en las áreas de la investigación científica, social y económica, tratando de tener las medidas adecuadas para dar respuesta a una crisis generalizada para la cual ha quedado en evidencia que ningún ciudadano del mundo estaba preparado.

Este cambio de era al que estamos siendo llevados de manera inesperada, hace muy interesante el hecho de analizar que dentro de este contexto, una economía sui generis que presenta una Hiperinflación alarmante y creciente, por ende donde las opciones de inversión son escasas, y las opciones de financiamiento a disposición de  una empresa en nuestro mercado financiero son menores. Exista la posibilidad cierta de financiarse por la emisión de un titulo de deuda bien sea de corto plazo (menos de un año y clocado a descuento) como son los papeles comerciales o planificar a largo plazo sus finanzas y emitir una  obligación (titulo cuyo vencimiento va mas allá de un año); en este caso, emite un título, que es comprado a cambio de una suma de dinero, y ella se compromete a reembolsar esta suma a término con intereses en prima.

Hasta el 30 de Abril de 2020, luego de 1 mes y 17 días de cuarentena y distanciamiento social, se contabilizaron 35 Emisores de Deuda exclusivamente (Empresas tanto de capital no estatal: 3, como estatal: 35). Siendo 80 los emisores activos no estatales y 11 los estatales en el Mercado de Valores en la actualidad. Dato interesante que nos hace girar nuestra mirada ante esta denominada nueva ola,a la activación del mercado de valores en Venezuela, donde se ha venido sembrando la cultura financiera, en específico sobre el mercado de valores y su vital importancia para el economía productiva, por ende viable, factible y sustentable en el tiempo. Presentándose como la gran alternativa de financiamiento para las empresas. Desde Enero hasta Abril de 2020 se autorizaron 16 emisiones de Papeles Comerciales por un monto de Bs 134.500.000.000  y 1 de Obligaciones por un monto de Bs. 1.000.000.000, en este periodo han sido autorizadas 17 Emisiones, donde 7 son nuevos emisores en el Mercado de Valores Venezolano; está data resulta de vital importancia comparándola con la del año 2019, donde se autorizaron 13 emisiones de Papeles Comerciales por un monto de Bs 2.426.800.000  y 14 de Obligaciones por un monto de Bs. 1.549.900.000.

Abril 2020 representa un mes record de emisión de deuda, Bs. 70.000.000.000          (563.482 USD), Papeles Comerciales Sector Financiero 40.000.000.000, Sector Construcción 20.000.000.000 y Sector Farmacéutico 1.000.000.000, así como la autorización de un nuevo emisor.

El Mercado De Valores en Venezuela no se detuvo ni se detiene en época de pandemia, en específico el de deuda a Corto plazo, está representando una noticia agradable, para aquellas empresas que buscan opciones de financiamiento mas allá de las denominadas tradicionales (La Banca), dado que presenta las bondades de ser un mecanismo más expedito y económico en términos de costos financieros.

Desde empresas que producen, envasan bebidas carbonatadas, laboratorios farmacéuticos, cadenas de distribución de medicinas, cadenas de supermercados, productores y comercializadores de alimentos para el consumo humano, decidieron entrar por primera vez al Mercado de Valores y la experiencia ha sido positiva, satisfactoria, dado que los títulos han sido colocados en su totalidad, es decir, las emisiones han sido exitosas en su misión, captar recursos financieros frescos, para continuar en su operatividad en una época histórica donde precisamente aprender a desaprender, donde los paradigmas están siendo derrumbados, donde las organizaciones flexibles, que se adoptan con mayor facilidad a los cambio son las que sobreviven y sobrevivirán en este cambio de era donde vivimos un minuto a la vez.

Recomendamos a todos los empresarios, emprendedores, que desde la empresa más grande  y con tradición hasta la PYME que da sus primeros pasaos y para la cual cabe destacar que en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Mercado de Valores donde tienen un capítulo especial dedicado a cómo obtener financiamiento, giren su mirada hacia el Mercado de Valores, como la vía más audaz para la búsqueda y consecución del financiamiento empresarial.

Vamos atrévanse, quizás no lo han hecho, por la incertidumbre que nos presenta lo desconocido, pero no es este un mecanismo complejo, inaccesible; todo lo contrario, representa la entrada de sus empresas a la nueva era. Un Mercado De Valores, en etapa de expansión, con regulaciones y normas que brindan seguridad, así como actores de alto nivel académico, profesional, preparados para ayudarles con sus necesidades.

José Ignacio Guarino, Analista financiero