Lula Bolsonaro Brasil
En 10 tuits: Malas noticias para Bolsonaro y Lula en Brasil

El pasado 15 de noviembre se celebró la primera vuelta de las elecciones municipales en Brasil. Casi 150 millones de votantes tuvieron derecho a elegir a alcaldes, vicealcaldes y concejales de 5.668 mil municipios habilitados. Ahora bien, el domingo 29 de noviembre tendrá lugar la segunda vuelta de este proceso electoral, en el que se arrojarán los resultados definitivos sobre 57 municipios en disputa. No obstante, los primeros resultados merecen un primer análisis:

  1. La pandemia no afectó demasiado la participación de los votantes: Brasil es el tercer país con más casos de contagio y el segundo con más fallecidos por Covid-19. Estamos hablando de casi 28.000 casos por millón de habitantes. A pesar que se esperaba una menor afluencia de electores, se estima una participación de 76,05%. Si bien este resultado supone una mayor abstención con respecto al 2018, es innegable que estos niveles de participación superaron todas las estimaciones.
  2. Elecciones en paz: A pesar del verbo encendido de algunos candidatos durante la campaña y del clima de tensiones que vive Brasil, las elecciones transcurrieron en completa paz y con muy pocos incidentes registrados. En ella se presentaron 33 partidos políticos, lo cual está dentro del promedio de las elecciones de los últimos 10 años.
  3. La lista Bolsonaro que no logró el triunfo: El presidente Jair Bolsonaro publicó en su cuenta Twitter una lista respaldando a trece candidatos a prefectos. Ahora bien, nueve de estos trece candidatos fueron derrotados, dos tendrán que volver a medirse en segunda vuelta y solamente dos fueron electos.
  4. São Paulo, Rio de Janeiro, Recife: Quién recibió más apoyo por parte del presidente de Brasil fue Celso Russomano, candidato a prefecto de la importante ciudad financiera de São Paulo. No obstante, obtuvo un vergonzoso cuarto lugar, con apenas el 10,50% de los votos válidos. Esta ciudad queda en disputa para la segunda vuelta entre los candidatos socialdemócratas Bruno Covas (PSDB) y Guiherme Boulos (PSOL). Lo mismo ocurrió en Recife, el municipio más importante del Norte de Brasil, en donde la candidata de Bolsonaro también quedó en cuarto lugar. En el municipio se enfrentarán en segunda vuelta João Campos del (PSB) y Marília Arraes del PT. Por su parte, en Rio de Janeiro, otro de los republicanos respaldados por Bolsonaro tendrá que jugarse su reelección en segunda vuelta, contra el candidato Eduardo Paes, que obtuvo 21,90% de los votos y que tiene un mayor margen de maniobra para construir nuevas alianzas de cara a la siguiente vuelta.
  5. El liderazgo carismático de Bolsonaro no es transferible ni se traduce en organización: A pesar  que los resultados no favorecieron a los candidatos apoyados por el presidente de Brasil, una encuesta elaborada en octubre por el grupo Ibope indicó que el 50% de los encuestados aprueba la gestión de Bolsonaro y su popularidad superó el 40%. En otras palabras, Bolsonaro sigue aumentando su popularidad, pero no cuenta con una estructura partidaria, ni liderazgos locales suficientemente sólidos.
  6. Lula sin resultados contundentes, el PT espera por segunda vuelta: El Partido de los Trabajadores es la organización que más tiene candidatos con opción para la segunda vuelta. De 57 elecciones que se repetirán, el PT se disputará 15 de ellas. Ahora bien, el crecimiento exponencial de otras fuerzas progresistas como el PSOL y el Partido Comunista, han debilitado severamente la hegemonía del PT en varios  municipios. En este sentido, la división dentro del bloque progresista evitó que el PT consolidara algunos triunfos estratégicos. Es fundamental recordar que el PT ya había sufrido una histórica derrota en las elecciones municipales del 2016. Aún así, la disputa de 15 municipios no es menor cosa y el balance de los resultados para el PT no estará completo hasta que no se observe los resultados de la segunda vuelta.
  7. Candidatxs transexuales: Hubo una histórica participación de candidatxs transexuales que por primera vez se les fue permitido participar con sus nombres sociales. Según el diario El País, para estas elecciones se presentaron el triple de candidatos de la comunidad LGTBI con respecto al 2016. En este sentido, en el municipio Aracaju fue electo por primera vez como concejala Linda Brasil del PSOL. Asimismo, Duda Salabert triunfó como concejala en Belo Horizonte, la sexta ciudad más poblada de Brasil. Por otro lado, Mónica Benicio (candidata negra y lesbiana) obtuvo un importante triunfo en el gobierno municipal de Rio de Janeiro.
  8. Candidatos religiosos: 885 candidatos, cuya profesión declarada fue sacerdote, se presentaron a las elecciones municipales. En su mayoría fueron religiosos cristiano evangélicos, en buena medida alineados con posiciones de derecha conservadora y próximos a corrientes del bolsonarismo. Es importante recordar que Bolsonaro ha alentado un gran movimiento político-religioso en el Brasil. No obstante, muy pocos de ellos lograron victorias relevantes.
  9. Se estima que el centro gobernará los municipios donde habita más de la mitad de la población: Los municipios más poblados favorecieron a candidatos moderados y de la política tradicional. En los núcleos urbanos el bolsonarismo no logró calar, mientras que la izquierda fracturada obtuvo importantes reveses. Ahora bien, el centro llegó gracias a amplias alianzas y coaliciones de partidos tradicionales. En otras palabras, fue la capacidad de construir alianzas propias las que determinaron la victoria del centro.
  10. La ultraderecha perdió, la izquierda creció divida y el centro tradicional obtuvo mejores resultados: Los candidatos de Bolsonaro, en su mayoría afiliados al Partido Republicano, obtuvieron derrotas catastróficas. El progresismo creció, especialmente el PSOL. Sin embargo, las divisiones no ayudaron a conquistar varios de los espacios más deseados. Mientras fuerzas como El Partido de la Social Democracia Brasilera (centro-izquierda) y los Demócratas (centro derecha) obtuvieron éxitos en municipios claves y apuntalan los sondeos para los municipios más importantes de la segunda vuelta. Otros de los beneficiados, vinculados a coaliciones de centro fueron PSD, MDB y PL.

Lula anunció que “el bolsonarismo fue el gran perdedor” en estas elecciones municipales. Por su parte, el presidente Jair Bolsonaro manifestó que la “izquierda fue derrotada en el Brasil”. Lo cierto es que ambos líderes no lograron los resultados esperados y fueron superados por alianzas de centro derecha y centro izquierda. Por un lado, Bolsonaro enfrenta su incapacidad para construir organización y articular agendas locales. Por otro lado, Lula ve como el PT continua su proceso de desgaste y emergen nuevas fuerzas progresistas. En conclusión, los actores locales del centro obtuvieron la victoria y actualmente cobran relevancia en las negociaciones para la carrera electoral del 2022, verdadero telón de fondo de la política brasilera actual.

Damian Alifa