Estados Unidos mueve fichas desde Bogotá
Tiempo de lectura: 4 minutos.

La agenda golpista sigue en marcha. James Story, el Embajador virtual de Estados Unidos en Venezuela, reunió a su tribu de políticos opositores venezolanos en suelo colombiano el día en que se conmemora La Batalla de los Puentes, un episodio que el mundo conoció como un espectáculo rimbombante llamado « Venezuela Aid Live» en el que cantaron y pregonaron por la paz ciudadanos que viven sin paz social en sus países de origen: Carlos Vives, Juanes, Maná y Alejandro Sanz, entre otros.

Nunca supimos si se recolectaron los 100 millones de dólares que se pusieron como meta sus organizadores aunque el tiempo mostró la evidencia: Venezuela Aid Live fue un golpe híbrido en el cual con la máscara de Ayuda Humanitaria intentaron ingresar a suelo venezolano elementos aliados con la guerra: había guayas, tiras de metal dentado, insumos para generar más violencia. Armas, financiación e ingredientes para construir elementos que, rompiendo la paz en el país generarían la salida de un gobierno electo democráticamente en urnas.

El ingreso de esta «ayuda humanitaria» había sido negado por el Presidente Nicolás Maduro quien dijo: «nos bloquean 30 mil millones de dólares en el exterior y luego le ofrecen a la oligarquía una comida podrida y contaminada, es un show y aquí no somos mendigos».

En pleno 2021, la serpiente de mil colas se sigue moviendo y golpea desde el tablero golpista atacando nuevamente la soberanía venezolana.

Desde el Marriot bogotano, entre mieles y néctares tal como hacían los Césares en sus bacanales, se generan acciones calificadas por el Presidente de la Asamblea Nacional Jorge Rodríguez como «una peligrosa agenda de trabajo de la extrema derecha nacional».

Julio Borges, Leopoldo López, Juan Guaidó, Carlos Vecchio, Manuel Rosales, viejos nombres de la política local que nunca ascendieron a la presidencia venezolana por vía del voto popular participan en el encuentro que se hace en la capital colombiana.

Según el cronograma de trabajo filtrado a los medios, establecen agenda y más desvíos de millones de dólares a sus cuentas personales en un claro y continuo desfalco de activos de todos los venezolanos. Desde el 19 al 26 de febrero se abordan cuestiones relacionadas a propiciar un cambio en el Ejecutivo nacional, trato de la emergencia humanitaria, entrega de vacunas mediante el Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid 19 COVAX en un país donde ya inició el programa de inmunización con la vacuna rusa Sputnik V, y hasta la activación de mecanismos regionales como el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca- TIAR.

¿Qué es el TIAR y porqué no es aplicable a Venezuela?

El artículo 236 de la Carta Magna de Venezuela establece que «son atribuciones y obligaciones del presidente dirigir las relaciones exteriores de la República y celebrar y ratificar los tratados, convenidos o acuerdos internacionales».

Venezuela ingresó en el TIAR en 1948, en la presidencia de Rómulo Gallegos pero en 2012 bajo el gobierno del presidente Hugo Chávez Frías anunció su retiro junto a otros países de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América, ALBA, entre ellos, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. El 23 de julio del 2019, la Asamblea Nacional en desacato presidida por Juan Guaidó aprobó la reincorporación de Venezuela al TIAR pero la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia TSJ dictaminó la nulidad absoluta y la carencia de efectos jurídicos del acuerdo de la AN por provenir de un organismo en desacato. Venezuela ni participa del TIAR ni de la Organización de Estados Americanos OEA, organismo del cual salió en abril 2019 plantando cara frente a las injerencias y defendiendo su soberanía.

Encendiendo la mecha

Una cosa es encender la antorcha en un jardín para una cena romántica (tal como suben a Instagram) y otra cosa, es atizar la mecha con instigadores profesionales de la violencia.

Cuando el diputado Jorge Rodríguez afirmó que tienen a un infiltrado en las reuniones de Leopoldo López y Julio Borges con Story en Bogotá cambió el clima y el abordaje mediático sobre el encuentro, que tuvo su sumumm cuando el Ministro para la Defensa Vladimir Padrino López comunicó la detención del Capitán en reserva activa Ronald Marrero Lozano, quien intentaba, según versiones oficiales, obtener información de la plataforma estratégica SUKHOI-30 MK2 de la Aviación Militar Bolivariana.

Doble golpe de efecto: autoridades venezolanas no sólo conocen lo que puertas adentro hablan en el Marriot sino que neutralizan a quien pretende conocer asuntos de seguridad nacional.

Tejer vínculos de asociación estratégica con grandes actores globales, caso Rusia, China, Turquía le permite al gobierno venezolano abrir un paraguas muy necesario en el mapa geoeconómico mundial pero no lo exime frente a poderes imperialistas que siguen actuando en su contra. El blindaje lo dan poderes sociales, movimientos plantados con identidad y conciencia política dispuestos a erigirse como verdaderos muros frente a una ola pandémica que no cesa: la de la garra usurpadora de las hienas que asisten desbordadas al banquete.

Miles de venezolanos, hace dos años le taparon la boca a más de uno al responder al desafío de un Venezuela Aid Live que mostró ventaneándose a los presidentes Iván Duque, Mario Abdo, Sebastián Piñera, al secretario general OEA Luis Almagro y al representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, entre otros.

Ni el marketing político ni las redes sociales pudieron con la decisión popular de alzarse contra la injerencia y el intervencionismo. La unión cívico-militar escribió un nuevo capítulo en la historia del país, esa unión a la que hay que cuidar como bien preciado de todos los venezolanos.

Marcela Heredia