Bolivianos inician cruzada para recuperar la democracia
Bolivianos inician cruzada para recuperar la democracia

La lucha del pueblo boliviano por el retorno a la democracia, está marcada por un enfrentamiento cuerpo a cuerpo con las fuerzas de seguridad del Estado. La persecución, represión y agresión de la que son víctimas, por parte de grupos violentos afectos al gobierno de facto de Janine Áñez, quien arribó a la presidencia a través de un golpe de Estado contra del presidente Evo Morales Ayma, sólo estimula el espíritu de combate del pueblo Aymara, que actualmente reclama la celebración de elecciones presidenciales. Mientras, y desde el exilio, el ex-presidente Morales, denuncia las amenazas de las que es víctima y demanda atención y garantía de Derechos Humanos para los movimientos sociales que protestan en las calles de Bolivia.

El golpe a la democracia en el país se vio intensificado con las medidas que tomó el gobierno nacional a propósito de la pandemia por coronavirus. La implementación de la fuerza para reprimir protestas son justificadas bajo el argumento de la prevención del virus, sin embargo, aspectos como el desempleo y el incremento de la pobreza extrema producto del confinamiento, son elementos ignorados por el Ejecutivo.

A pesar del miedo al virus y el aumento en las estadísticas de contagios, la primera gran protesta del 03 de agosto, fue convocada por la Central Obrera Boliviana (COB), para denunciar despidos masivos; además, los educadores y médicos rechazan un plan de educación por internet que margina al área rural y exigen equipos de bioseguridad para poder enfrentar la epidemia que hasta este 13 de agosto ha cobrado la vida de 3.827 bolivianos.

«Queremos bioseguridad porque lamentablemente el gobierno, ni las autoridades competentes cumplen con esa responsabilidad, ni siquiera a los trabajadores de la salud que atienden a la población», denuncia Rolando Condori, vocero de la Confederación de Trabajadores en Salud, ante los pocos medios locales que cubren las revueltas sociales. Pero la demanda más fuerte y que unifica a todos los sectores, es la celebración de elecciones libres y seguras que garantice la participación política para quienes adversan al gobierno de Áñez. Para presionar, la COB decidió hacer bloqueo de carreteras e iniciar paro nacional, hasta que el gobierno, en coordinación con el Tribunal Supremo Electoral, dé garantías con veedores internacionales y establezca una fecha para las elecciones entre el 06 de septiembre y el 18 de octubre.

Hinterlaces.net hizo contacto con Lucía, una de las voceras de la localidad de Samaipata que participa en los bloqueos de El Valle y Santa Cruz, y que por temor a ser identificada, no aportó su apellido. Señala directamente a las fuerzas de seguridad que son dirigidos por el gobierno, «estos policías están junto con los cívicos, hay un video donde se están juntando y se han aplaudido ellos. Están reprimiendo al pueblo cor armas y gases pedimos ayuda a los medios, pedimos en la zona Los Valles – Santa Cruz, estamos de pie, estamos en la lucha, pero más de 50 compañeros se han hecho agarrar (han sido detenidos), pedimos a los abogados voluntarios que quieran colaborar para sacar a nuestros compañeros que están detenidos. Pedimos ayuda compañeros, estamos en la lucha, pedimos elecciones el 06 de septiembre compañeros. Estamos en la lucha pero ayúdennos«, expresa a través de una llamada telefónica.

En respuesta a las demandas de los bolivianos y para poner fin a las movilizaciones en el país, el Senado, de mayoría Masista, -del Movimiento al Socialismo (MAS)- aprobó una ley que obliga a celebrar las elecciones a más tardar el próximo 18 de octubre, la misma fue promulgada por el gobierno de facto, acción que fue rechazado por la COB y el Pacto de Unidad, quienes exigen que la fecha sea máximo el 11 de octubre próximo.

Ésta es la tercera vez que se postergan las elecciones en el país, luego que el Gobierno de facto convocara los comicios para el 3 de mayo, y bajo el argumento de la pandemia cambio la fecha para la primera semana de agosto, luego para el 6 de septiembre y finalmente para el 18 de octubre, según la Ley que es apoyada por el partido que llevó a la presidencia al expresidente Evo Morales.

Medios «medio parcializados»

María Temo, habitante de la provincia de Sacaba y que ha participado en las protestas, por su parte aseguró a Hinterlaces.net que lo peor de la pandemia es que Áñez sea presidenta y «que los medios callen lo que le están haciendo al pueblo». «Mire ellos (el gobierno de Áñez) nos discriminan y nos dicen bestias por pedir que se respete nuestros derechos y pedir la legalidad. Es el comité pro Santa Cruz, son esos cruceñistas, que hacen todo para golpear a nuestra gente originaria e indígena y campesinos, hoy quieren hacernos desaparecer y los medios callan la verdad y tergiversan la información, disculpe usted que yo se que es periodista, pero es la verdad. Quiero decirle al mundo que los medios de Bolivia tergiversan la verdadera realidad del pueblo están a favor de la masacre y las desapariciones. No hay seguridad con este gobierno que solo amedrenta, miente y solo genera violencia», insiste.

En Bolivia los movimientos sociales han denunciado la desaparición de opositores al gobierno de facto y la persecución de los militantes del MAS, partido que lidera las encuestas, con el candidato Luis Arce. A esto se suma los entierros en fosas comunes clandestinas, producto del colapso de los cementerios que fueron destinados para las víctimas mortales del COVID-19, además de los altos precios de la cremación, que han llevado a que los familiares entierren a sus deudos en la oscuridad de la noche para no ser vistos por las autoridades. 

La situación en el país de población mayormente indígena sigue bajo tensión política, pues ni la COB, ni los maestros, médicos y estudiantes han manifestado si se retirarán de las calles para esperar nuevamente la celebración de las elecciones. Mientras, los enfrentamientos que dejan cada vez más heridos continúan en los lugares donde se desarrollan los bloqueos de carreteras.

Emily Caro