pandemia impulso
La pandemia como impulso para la reinvención del empresariado venezolano

Si bien la pandemia profundizó los impactos de la contracción económica, también generó nuevas oportunidades para los pequeños y medianos empresarios del país. Para ellos las Mesas de Dialogo entre gobierno y sector privado son un importante espacio de acuerdo ante esta inusual coyuntura. En su balance el empresariado nacional  ha demostrado capacidad para readaptarse a la nueva situación, manteniendo la meta de consolidar las pymes en el mercado nacional  y avanzar en oportunidades de exportación.

Oportunidades en la pandemia

En opinión de Rodolfo Cibanik, Presidente de Fedeindustria Carabobo, la pandemia deja varias enseñanzas fundamentales: las empresas deben mejorar sus niveles de eficiencia en materia laboral y organizacional, los trabajadores deben ganar lo suficiente para poder comprar lo que se fabrica y cualquier solución a la crisis debe construirse entre todos.

Con más de 400 empresas afiladas y unos 4 mil o 5 mil trabajadores actualmente activos en el marco de la flexibilización de la cuarentena, el vocero empresarial tiene una visión positiva del trabajo articulado en las mesas de dialogo sostenidas a nivel nacional y con el gobernador de su estado. De las mismas destaca decisiones como las exenciones en materia de impuestos y servicios públicos, así como apoyo en el suministro de gasolina y movilidad. 

Cibanik es de la tesis que para encontrar nuevas oportunidades en esta particular circunstancia,  hay que ocuparse de situaciones que le son comunes al empresariado. Por ejemplo la adquisición de materias primas, para la que tratan de consolidar grupos de empresas con recursos propios. 

Por otra parte señala la necesidad de generar un ambiente estable a las exportaciones. Pone entre varios  ejemplos de la creatividad y readaptación del empresariado nacional, el  redireccionamiento de los productores de cítricos carabobeños hacia frutos de exportación como la parchita, luego del impacto de la enfermedad del dragón amarillo en las plantaciones de naranjas y otras frutas.

«Otro ejemplo son los fabricantes de harina de pescado que están reactivando su producción. Como consecuencia de las leyes que prohibieron la pesca de arrastre, hoy tenemos una gran producción piscícola en el país, que creo puede generar ingresos tan importantes como el sector petrolero. Hoy exportamos un sinnúmero de especies marinas y la harina de pescado sirve tanto para los humanos como para alimento balanceado de animales».

Fortalecer el mercado nacional

El sector de los lubricantes también participa en las mesas de dialogo. Jorge Matos, presidente de Lubricantes LMV y miembro de la Asociación de Fabricantes de Lubricantes, AFALUB, califica como positivos los acuerdos en materia de protección arancelaria, en momentos en que  la producción de lubricantes recae fundamentalmente en  el sector privado.

Esta actividad económica cuenta con una capacidad instalada para suplir el 100 por ciento del mercado nacional, unos 26 millones de litros mensuales de lubricantes. Entre la contracción económica y la cuarentena, la caída de la demanda se ubicó este año en más de 5 millones  de litros.

Con unos dos mil trabajadores directos y miles indirectos en el sistema de distribución, la pandemia modifico el comportamiento de la demanda de un 80 por ciento tradicionalmente hacia el mercado automotor hacia un 90 por ciento para el mercado industrial,  principalmente  productos de uso en maquinarias. 

Matos resalta que la fabricación de lubricantes en Venezuela cuenta con una infraestructura con un alto nivel de tecnificación y un talento humano de gran preparación. Subraya que el sector viene creciendo a pulso propio, navegando entre los obstáculos que el bloqueo económico impone en la adquisición de bases y aditivos.

«Para nosotros es fundamental el apoyo a las empresas y la producción nacional. Aún con un nivel de rentabilidad de un 15 a un 17 por ciento, hemos logrado alcanzar un flujo de materia prima importante. Todo en el mundo se mueve con lubricantes y los nuestros son de una altísima calidad».

Readaptarse para mantenerse

El impacto en la vida cotidiana y social que ha tenido la pandemia, se traduce en una contracción significativa del mercado de productos químicos para la higiene personal y del hogar. Rubros como el de los cosméticos experimentaron caídas en la demanda de hasta un 60 por ciento y productos de higiene personal como champús y desodorantes hasta un 30.

No obstante para Michel Chivite, Presidente de Dermier Cosméticos y Vicepresidente de la Asociación de los pequeños y medianos Industriales de la Industria Química, Fedequim, donde hay crisis hay también oportunidades, por lo que las empresas que lograron adaptarse rápidamente  para ampliar sus portafolios hacia productos como por ejemplo antibacteriales, cloro y geles, han logrado mantenerse.

Las pymes de la industria química tienen en mesa varios planteamientos que aún se están abordando en las mesas de dialogo: revaluar el pago del IVA semanal hacia un esquema de tiempo más largo y la revaluación de los aranceles a los productos terminados. Esto último como consecuencia de lo que califican como una competencia desleal con los productos importados que se encuentran  exonerados.

Chivite resalta que la industria química nacional está en capacidad de abastecer el mercado interno, así como ampliar su entrada en el ámbito internacional. Para ello han propuesto que se impulsen programas de apalancamiento financiero de las pymes con diversas políticas de crédito.

«Nuestros productos se encuentran actualmente en todo el sistema de salud público, porque desde el primer día nos sumamos a apoyar en el marco de la pandemia. En paralelo nos hemos ido reinventando con cambios en nuestros esquemas comerciales y en temas como marketing digital, ventas on line, temas que estaban muy crudos anteriormente».

Así mismo se encuentran trabajando con el Ministerio de Comercio en el encadenamiento industrial del sector para apoyar a aquellas pymes que no han sido consideradas en los sectores prioritarios.

En febrero de este año y como parte del Plan de Reimpulso de Pequeñas y Medianas Industrias, Fedeindustria propuso la necesidad de desarrollar el catálogo de los productos de la pequeña y mediana industria y la discusión de un plan de financiamiento  que permita que las empresas aumenten su capacidad de producción, con el fin de evaluar y darle privilegios de compras y pagos a la pequeña y mediana industria nacional. La Federación ha  rechazado públicamente  todas las sanciones a Venezuela porque dificultan la vida cotidiana del venezolano.

Anahí Arizmendi