chavismo
¿Qué pasa dentro del chavismo?

Polémicas en redes sociales, diferencias entre dirigentes e intelectuales ligados al chavismo manifestadas en diversos espacios, reflejan un descontento en este sector político, principalmente alrededor del debate respecto a las decisiones económicas, las críticas a la burocracia, la acción del Partido Socialista Unido de Venezuela y cronificación de la crisis.

Las diferencias no se centran en cuestionar el liderazgo del presidente Nicolás Maduro, pero sí las decisiones en materia de economía, así como a dirigentes principales de su gobierno. En principio, no parece estar en peligro la unidad de este sector político, pero sí existen tensiones y contradicciones que pudieran agudizarse con el avance de la política económica, aunada a la no renovación de los liderazgos medios y altos.

En este contexto, vale preguntarse si ese proceso interno tendrá alguna incidencia sobre las aspiraciones chavistas para las elecciones parlamentarias de diciembre; la escogencia de los candidatos, el tratamiento a los partidos aliados y la capacidad de habilitar mecanismos para la gestión de las diferencias internas, serán cruciales para mantener su voto duro unificado.

No obstante, el centro del debate político en el país continuará sobre el chavismo y las políticas económicas del gobierno, pues la oposición está en un evidente estancamiento.

A lo interno, algunas carencias ponen el acento en las contradicciones entre partidarios chavistas. Destaca la falta de mecanismos de gestión de las diferencias y deliberación política dentro de la estructura del Partido/Estado y de una narrativa que explique puertas adentro en las filas y bases, la necesidad de una nueva política económica y sus efectos positivos en el corto, mediano y largo plazo.

Sin embargo, tienen también un peso importante los errores políticos en el trato a organizaciones de base, como lo ocurrido en las Residencias Estudiantiles Livia Gouverneur, en la Comuna el Maizal o en la Marcha Campesina de 2019, y más recientemente el manejo de las diferencias con los partidos del Gran Polo Patriótico. Todo esto acompañado de la imposición de candidatos a diputados de las filas del PSUV, con poca o nula consulta con las bases.

Lo anterior refleja un proceso de desgaste prolongado que amenaza con agudizarse y servir de estímulo al desencanto en las bases de la militancia chavista.  Sin embargo, lo más probable es que en la medida que la oposición se vuelva a convertir en una amenaza, este debate tienda a desaparecer o entrar en pausa, pues la experiencia señala que frente al enemigo externo el chavismo responde reunificándose.

Prensa Hinterlaces