escenario político
Radiografía del escenario político venezolano

En la Venezuela actual, la pandemia por COVID-19 ha logrado desplazar la polarización. El virus, a pesar del distanciamiento social implementado por la cuarentena, ha logrado unificar a la población en una misma dirección: evitar la transmisión del virus.

En este contexto, durante los primeros dos meses el asunto político quedó relegado, no obstante, con el nombramiento de la nueva directiva del Poder Electoral, se hace presente un gran reto: las elecciones legislativas, primeros comicios a celebrarse en el país, tras la emergencia sanitaria global impuesta por la pandemia.

El panorama político que se vislumbra, ubica al gobierno venezolano, frente a las medidas de control de la epidemia y a la oposición disgregada entre quienes apoyan estas medidas y algunos pocos que insisten en el llamado a profundizar el bloqueo económico contra el país, como mecanismo para generar un cambio político, aún en medio de la contingencia.

En medio de este clima, la Mesa de Diálogo Nacional entre integrantes del gobierno y de la oposición democrática de Venezuela, ha sido la vía utilizada por el presidente Nicolás Maduro para establecer acuerdos que descarten la violencia con la que está acostumbrada actuar la derecha extrema y sentar las bases que garanticen unas elecciones en paz. Al respecto, el mandatario manifestó que la privacidad del encuentro reciente, celebrado en el palacio de Miraflores, ha sido fundamental para sentar las bases del diálogo y que los «buenos resultados abren las compuertas de las más amplia participación política para elegir una nueva Asamblea Nacional».

Al otro extremo de la política nacional, un grupo dirigido por el diputado Juan Guaidó, quien a partir de la estrategia de gobierno dual, ha sido corresponsable del robo de las reservas de oro del país y de las sanciones ilegales aplicadas contra Venezuela por parte de Estados Unidos; estrategia acordada con voceros del gobierno de Donald Trump para ahogar la economía nacional y por esa vía, sin descartar incluso intervención militar, imponer un «gobierno de de transición».

Fragmentos de la oposición

El proceso electoral próximo a celebrarse, como todos, contará con un período de campaña, para que cada partido ofrezca sus alternativas políticas a los electores. Las modalidades para llevar a cabo ese proceso aún no están claras, dadas las condiciones que impone la cuarentena y los rebrotes del virus en el mundo y por ende en el país.

No obstante, las opciones ya comienzan a configurar sus escenarios y alternativas para enfrentar la contienda. Para la oposición, el panorama podría ser complicado, dadas las fracturas entre los diversos factores que la componen y el juego de intereses que se mueven. En esa acera de la política nacional, se divisan los siguientes grupos:

  • La extrema derecha. Se opone a los procesos constitucionales, mantiene su solicitud de intervención y bloqueo económico. «Si los estadounidenses fueran a proponer una intervención militar, yo la aceptaría, probablemente», declaró en mayo de 2019 el diputado Guaidó. Sin embargo Washintong parece soltarle la mano, por considerarlo incompetente. Este sector se ha manifestado abiertamente contra un proceso comicial y aseguran que seguirán al frente de la Asamblea Nacional hasta que consideren que las condiciones son adecuadas.
  • La oposición que se sienta a dialogar. Sin embargo, otra parte de la oposición, confía en la mesa de diálogo planteada por el presidente Nicolás Maduro, y en la vía institucional y electoral para lograr los cambios que proponen. Se trata de Timoteo Zambrano, Javier Bertucci, Claudio Fermín, Rafael Marín, Felipe Mujica,  Segundo Meléndez y Juan Carlos Alvarado, entre otros.
  • La oposición independiente. Contrario a esta posición, Eduardo Fernández, político de oposición, históricamente vinculado al partido socialcristiano Copei, al que ya no pertenece, dice que «el debate político va por un lado y la realidad del país por el otro». Aunque no estuvo en la mesa de diálogo, para él, el bloqueo económico que representa Guaidó no es la vía, pero tampoco lo es el chavismo. «Hoy un porcentaje importante de la opinión pública no quiere saber nada ni de los unos ni de los otros. Este fenómeno no es conveniente para la salud de la democracia venezolana.

Las recurrentes divisiones de los principales partidos que conforman la oposición, por desacuerdos en el manejo político y económico de las cúpulas, así como divergencias por no lograr de manera efectiva los objetivos trazados, son factores determinantes en la situación actual.

El Chavismo y su diversidad

Por su parte, el Partido Socialista Unido de Venezuela continúa a la vanguardia como la principal fuerza política del país, con estructuras de poder popular que de manera permanente le garantizan conexión con las bases. José López, vocero parroquial del PSUV en Caracas, manifiesta que la estrategia electoral de su organización política es seguir los planes que atienden a la población y garantizan sus necesidades básicas.

El pasado 16 de junio, el presidente del partido, Nicolás Maduro, encabezó una reunión con esa tolda e instruyó a la preparación y presentación de los liderazgos de base para perfilar las candidaturas de cara a las elecciones parlamentarias. No obstante, en la actualidad la representación chavista en la AN es el Bloque de la patria, compuesto por diputados del PSUV, pero también de los partidos aliados que conforman el denominado Gran Polo Patriótico: Patria Para Todos, Partido Comunista de Venezuela, Tupamaros, Unidad Popular Venezolana, entre otros y hasta la fecha, no se conoce cuál será el destino de esas alianzas.

Por el contrario, se han dejado ver algunas grietas internas, a través de las redes sociales

Sin embargo, estas organizaciones han participado de la Mesa Nacional de Diálogo que, «ofrece la participación de los factores políticos de toda tendencia para lograr una sana convivencia, que tanta falta le hace al país», según expresó Edgar González, secretario regional del Partido Patria para Todos (PPT), quien fungió como portavoz del GPP en este encuentro que se replicó en el estado Carabobo el 23 de junio.

Pero no todas las fuerzas del chavismo participaron en la actividad, lo que generó un descontento que manifestó el Partido Comunista de Venezuela (PCV), por no estar incluido en la convocatoria; por ello parte de los militantes de la tolda del gallo rojo, demandan se garantice más participación en todas las iniciativas políticas del Gobierno Nacional, que apunten a sentar las bases de unas elecciones en paz.

En ese contexto, los partidos políticos convocados para las elecciones legislativas, han presentado ante el CNE sus propuestas para llevar a cabo el proceso electoral, en el que la abstención se perfila como principal enemigo a vencer.

Emily Caro