Unión Europea
Unión Europea secunda política injerencista de EEUU

Al momento de redactar esta entrevista, están en curso las primeras horas de las 72 que el presidente Nicolás Maduro anunció como lapso para que la embajadora de la Unión Europea en Venezuela,  Isabel Brilhante Pedrosa, abandone el país, producto de la actuación injerencista de ese bloque contra la nación suramericana, que tuvo su más reciente expresión en las sanciones anunciadas desde la UE contra funcionarios e instituciones venezolanas, incluida la directiva de la Asamblea Nacional.

Este hecho se suma a la publicación por parte del diario estadounidense The Wall Street Journal, en la que se devela que el dirigente opositor Leopoldo López, planificó y dirigió la denominada Operación Gedeón, de asalto militar contra Venezuela, desde la sede de la embajada de España en Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro anunció la medida este lunes 29 de junio

En tal sentido, Hinterlaces.net consultó la opinión y visión del internacionalista Juan Sanabria, quien además es asesor en estudios estratégicos y profesor universitario.

  • 1). ¿Se justifica la decisión de expulsar a la embajadora de la Unión Europea del país?

Absolutamente, se justifica la medida; ha sido la Unión Europea la que ha violado el principio de no intervención en los asuntos internos de una nación libre y soberana a través de las sanciones a la junta directiva de la Asamblea Nacional.

Es inaceptable que potencias extranjeras quieran determinar y dirigir los procesos políticos y democráticos que se desarrollan en nuestro país. La Unión Europea debe entender que el experimento de instaurar a través de un autoproclamado un gobierno paralelo fracasó. Deben entender que tales experimentos llevaron a la oposición radical al descalabro y al repudio por parte del pueblo venezolano que quiere paz y rechaza de manera categórica las sanciones como mecanismo de coacción para forzar un cambio de gobierno.

Juan Sanabria, internacionalista

Esta medida tomada por el Gobierno Bolivariano se ajusta a lo establecido en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas en su artículo 9. De hecho, se han brindado facilidades en medio de la pandemia causada por el COVID-19 para que la embajadora de la Unión Europea abandone el suelo patrio. De igual manera es importante resaltar que de acuerdo a dicha convención, la Unión Europea está obligada a dar cumplimiento al artículo 43 numeral 2 el cual habla de la terminación de funciones de un agente diplomático.

  • 2). ¿Qué significado o impacto tiene esto en las relaciones diplomáticas, políticas y comerciales?

A nivel comercial no hay implicaciones de riesgo para Venezuela, ya que la Unión Europea al decidir secundar la política de EE.UU. de presionar a Venezuela a través de sanciones fue destruyendo de manera progresiva las relaciones comerciales y financieras; situación que el gobierno nacional, en el ejercicio de sus atribuciones y responsabilidades, ha tenido que sortear y superar buscando otros socios comerciales en otras partes del mundo y fortaleciendo relaciones, vínculos e intercambios con nuestros socios estratégicos como China, Rusia, Irán, y recientemente y en menor medida Turquía.

Venezuela no obedece designios imperiales ni de potencias extranjeras. Todo país, sin importar su tamaño o su rol en el Sistema Internacional debe respetar nuestra soberanía, nuestra independencia y abstenerse de adoptar posturas injerencistas. El proceso político venezolano y los actores que los conforman deben enmarcase en la paz, la constitución y la democracia. No en el patrocinio de otros países, en las incursiones mercenarias, bloqueos ni sanciones.

  • 3). El ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero dijo que algunos Gobiernos buscan corregir sus posturas respecto al reconocimiento de Guaidó, no obstante, se evidencia, según The Wall Street Journal, que continúan trabajando en pro de la desestabilización en Venezuela, ¿es una postura generalizada de Europa?

No es una postura generalizada. La Unión Europea la conforman 27 países, sin embargo ésta es dirigida por las naciones más poderosas, hablamos de Alemania y Francia. Los cuales al ser aliados estratégicos de EE.UU. se convierten en los operadores responsables de somatizar, instrumentar y operativizar la política exterior estadounidense a lo interno del bloque, pero también secuestran su vocería en cuanto a su relacionamiento con otras regiones y países del mundo.

Bajo este funcionamiento, cualquiera pudiera creer que todas las posturas de la Unión Europea son unitarias pero no es así, de hecho existen contradicciones y asimetrías muy fuertes a lo interno, al punto que las corrientes conocidas como Euroecéspticas, es decir, movimientos que en mayor o menor medida rechazan la naturaleza e incluso existencia de la Unión Europea han venido cogiendo más fuerza y el Brexit es una clara demostración de ello.

  • 4). Inglaterra, aparte de quedarse con el oro venezolano, están tras la jugada de despojar a Venezuela del territorio Esequibo, ¿qué intereses hay de fondo?

Indiscutiblemente está el saqueo de nuestros recursos naturales, el despojo del territorio Esequibo se traduce en el debilitamiento de nuestra nación. De igual manera busca aumentar las contradicciones entre Venezuela y Guyana para que en caso de cualquier escalada en las relaciones se justifique la presencia de cuerpos militares extranjeros, lo cual le daría continuidad a la política de cerco militar a nuestra patria.

La ambición e interés no solo de Inglaterra sino también de EE.UU. por el territorio Esequibo, sus recursos naturales y situación geopolítica, históricamente ha sido manifiesta. Desde las componendas diplomáticas y jurídicas en los laudos y procesos arbitrales, hasta el auspicio a gobiernos de derecha en la República Cooperativa de Guyana para alimentar posturas y políticas antivenezolanas. Sin embargo, con la llegada de la Revolución Bolivariana, nuestra diplomacia Bolivariana de Paz, inspirada por el ideal bolivariano logró erigir relaciones constructivas y de respeto a través de distintos acuerdos y proyectos de cooperación, para garantizar la paz, evitando que se sobrepongan los intereses extranjeros imperialistas a la convivencia pacífica entre las dos naciones.

Además de anunciar la salida de la embajadora de la Unión Europea del país, Maduro informó que su gobierno se reserva las acciones a tomar contra el embajador de España en Venezuela, Jesús Silva Fernández, pues su actuación violenta el derecho internacional, al prestar apoyo para la planificación de acciones de desestabilización contra el gobierno venezolano, «fue en la embajada de España, el actual embajador de España en Venezuela, quien sirvió de cómplice al criminal y terrorista, Leopoldo López», dijo el jefe de Estado.

Entretanto, la Unión Europea anuncia que se tomarán nuevas medidas contra el gobierno venezolano y emulando una vez más al presidente estadounidense, Donald Trump, aseguran que «todas las opciones están sobre la mesa».

Jessica Sosa