El 5 de enero marcará el inicio de una nueva etapa para la Asamblea Nacional, en el último año de gestión del cuerpo parlamentario, aún considerado en desacato y en medio de un interinato que ha exacerbado los problemas sociales, políticos y económicos de la nación.

Al ganar la mayoría parlamentaria en la AN, los partidos de oposición suscribieron un acuerdo en el que se estableció la rotación anual de los cargos de dirección. Por el cargo ya pasó Acción democrática (Henry Ramos Allup, 2016) Primero Justicia (Julio Borges, 2017) Un Nuevo Tiempo (Omar Barboza, 2018) y Voluntad Popular ( Juan Guaidó, 2019).

Según ese acuerdo, el año 2020 corresponde la presidencia del parlamento al partido minoritario que tenga mayor cantidad de parlamentarios, que en este caso correspondería a Cambiemos. Sin embargo, Guaidó ya ha anunciado su intención de quedarse en la presidencia de la AN y hasta impulsó una reforma del reglamento Interior y de Debates del parlamento, para permitir que diputados fuera del paìs voten de manera virtual y asegurar los votos que necesita.

Sobre estos temas y los retos que tiene la AN en el último año de su periodo actual, Hinterlaces.net entrevistó al diputado José Antonio España, hoy integrante de una nueva fracción parlamentaria denominada Independientes por la Renovación y el Cambio.

¿Por qué una nueva fracción parlamentaria?

Porque nosotros defendemos las  leyes, nada que se nos proponga que viole la Constitución lo vamos a acompañar. No queremos convertir el parlamento venezolano en un ring de boxeo por una ambición que tiene el G4  y una parte de la oposición que maneja un discurso más o menos único donde quién disienta de ellos o no los acompañe, entonces son masacrados  por las redes, combatidos y confrontados. Hace 11 meses le propusieron a los venezolanos una ruta que fracasó, que no  ha tenido resultados concretos, me refiero al  famoso cese de la usurpación gobierno  de transición y elecciones libres, eso fracasó.

¿Qué va a pasar entonces el 5 de enero?

Pensamos que el 5 de enero debe presidir la Asamblea un diputado moderado que no lidere la confrontación en Venezuela.  El diputado Guaidó no ha hecho sino liderar la confrontación. Me ha tocado durante todo el año intervenir, nos opusimos al estatuto de transición por ser inconstitucional, no votamos por la incorporación de Venezuela al Tiar (Tratado InTeramericano de Asistencia Recíproca),  ni la designación de directivas de Citgo, el Banco Central de Venezuela y otros nombramientos que han salido de aquí. Hemos sido firmes en la defensa  del Esequibo que debe defenderse como nación, cuando la oposición le echa la culpa al  Gobierno y viceversa, se debilitan los derechos sobre el Esequibo, porque esos son temas de todos, como  de una familia que debe defender a la familia, son temas de unidad nacional eso ocurre con la mesa de diálogo.

¿Guaidó buscará repetir al frente de la AN?

No tiene consenso para hacerlo. Hay una profunda insatisfacción en gran cantidad de diputados por una ruta planteada por Guaidó, que no ha dado resultados se le ha pedido que rectifique en distintas oportunidades y no lo ha hecho.

¿Cómo podría rectificar?

Con un viraje hacia la reconciliación del país, hacia el diálogo, que la Asamblea sea centro del diálogo, convertir a la Asamblea en el centro de debate político nacional. Lo que plantea Guaidó hasta el momento es un esquema de confrontación que no produce resultados y la gente en el país quiere resultados, ¿qué es un resultado?, un CNE por ejemplo , participar de unas elecciones.

¿Cómo marchan las conversaciones en la Mesa de Diálogo Nacional?

Hasta la fecha creo que dado algunos resultados importantes tangibles, por ejemplo el regreso de la fracción del Psuv a la Asamblea, lo que abre importantes oportunidades para el debate político, la libertad de privados de libertad, un grupo muy importante ha salido y en diciembre otro grupo lo logrará, hemos escuchado que alrededor de 30 personas más, la posibilidad de alcanzar el intercambio de petróleo por alimentos y medicinas con otros países. Yo creo que todas las iniciativas que sean buenas para el país debemos apoyarlas.

¿Será posible lograr que la Asamblea salga del desacato?

Yo siento que hay una inmensa posibilidad de que el parlamento salga del desacato, se puede lograr si hubiera disposición a encontrar el diálogo.