Elsa Gómez Moreno, Magistrada del Tribunal Supremo de Justicia

En el contexto de las leyes venezolanas, quien ejerce el terrorismo es calificado como un delincuente, y no como un preso político, tal y como se hace ver en muchas ocasiones a través de los medios de comunicación, para favorecer a quienes intentan desestabilizar al país.

«Un terrorista o una persona integrante de una organización criminal, que son las que en definitiva realizan este tipo de delitos de terrorismo, es un delincuente no es un preso político», así lo aseguró este domingo la doctora Elsa Gómez Moreno, Magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), quien estuvo como invitada en el programa Análisis Situacional conducido por Oscar Schémel, presidente de Hinterlaces.

Explicó que, el terrorismo no tiene una definición aceptada internacionalmente, razón por la que los Estados se ven obligados a incluirlas en su normativa interna.

Asimismo, explicó que los terroristas son penalizados según la Ley y dependiendo del delito se le impone la pena.

«Hasta el año 2012 con la Ley sobre delincuencia organizada y financiamiento al terrorismo no había legislación para este tipo de delitos. Se comenzó a investigar en materia internacional y es cuando se incluye que todo lo que afecte al Estado venezolano es terrorismo y está en su derecho de defenderse y de sancionar a las personas basado en la Ley», explicó.

Detalló que el terrorismo es un hecho que busca causar terror, «atemorizar a toda la población a través de la violencia o de información manipulada, falsificación de la realidad. De manera que los intereses nacionales terminan siendo afectados», reiteró.

«El terrorismo por si solo afecta a la parte psicológica, aún más cuando la víctima es toda la colectividad, y en definitiva es lo que persigue ese tipo de delito», dijo.

Alertas en la violencia de género

Gómez quien también ejerce como Coordinadora de la Comisión Nacional de Justicia de Género, explicó que en materia de protección de la mujer se creó esta Comisión con la finalidad de prevenir que se produzcan alteraciones en el proceso que supervisa la Ley. «Su misión es supervisar a nivel nacional a los funcionarios que trabajan en los tribunales especializados en justicia de género», dijo.

Agregó que los delitos más frecuentes en relación a la violencia de género son los delitos de violencia psicológica, acoso, violencia sexual, el femicidio, delincuencia organizada y trata de personas.

Destacó que la violencia psicológica es lo más común en la sociedad venezolana, además es la que más afecta a la formación de los niños que viven en hogares donde se aplica la violencia de género.

Explicó que la Comisión trabaja en conjunto con el Ministerio Público (MP) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) y el Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género.

Trata y tráfico de personas

Entre otros temas de violencia, la especialista explicó que respecto a la trata y tráfico de personas, se mantienen alertas continúas en materia de legislación.

«La trata de personas tiene que ver con el proceso, captación, traslado y recepción de la víctima nacional e internacionalmente para violentar sus Derechos Humanos, mientras que el tráfico de personas se aplica a través de la violación de los derechos de Estado con la entrada y salida de una persona en un territorio especifico», dijo la magistrada.

Aunque son delitos que se procesan a través de tratados internacionales, destacó que el gobierno nacional ejecuta también su legislación, «cuando se tiene conocimiento de un hecho de esta naturaleza se tiene derecho a la extradición», destacó que una de cada tres niñas víctimas de este delito son menores de edad.

«En el 2016 Europol descubrió que al menos 10 mil niños que viajaron a Europa desaparecieron, más de 12 millones son víctimas de trata, se han identificado víctimas de 152 nacionalidades y 44 naciones y 40% reportó menos de una condena por año. Muchas veces ese delito no se denuncia a tiempo», dijo.

Narkys Blanco