Vacuna rusa
Vacunación Covid 19: ¿El fin de la pandemia?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen al menos ocho vacunas distintas que los países han empezado a administrar en diversas plataformas, concediendo prioridad en todos los casos a las personas vulnerables como adultos mayores y personas con patologías crónicas.

Sin embargo el panorama mundial refleja que ese proceso está lejos de completarse, debido a que la distribución de las mismas no ha sido equitativa entre los países centrales y las periferias. Desde que comenzó el 2021 se habrían administrado hasta ahora en todo el mundo cerca de 2.400 millones de dosis de alguna vacuna contra la Covid-19 y de estos, 400 millones ya completaron dos dosis.

Las ocho vacunas que se están aplicando hasta el momento, en dos dosis, son BBIBP-CorV (Sinopharm, China),  Sputnik V (Gamaleya, Rusia), Comirnaty (Pfizer y BioNTech, EEUU-Alemania), mRNA-1273 (Moderna, Estados Unidos), AZD1222 (Universidad de Oxford y AstraZeneca, Reino Unido), Convidicea (CanSino, China), EpiVacCorona (Vector, Rusia).

Además, hay más de 200 vacunas experimentales en desarrollo, de las cuales más de 60 están en fase clínica, informó la OMS en el mes de mayo.

Según la consultora de investigación de opinión pública y comunicación política Zuban Cordoba, 42,7% de la población prefiere colocarse la vacuna de Rusia Sputnik V y el 34,4% la Pfizer. En Venezuela, según el Monitor País Hinterlaces de mayo 2021, 53% opta por la inmunización rusa.

Vacunados en el mundo

Según los datos recopilados por Our World in Data, la inoculación del virus alcanza a más de 1.630 millones de personas, después de que a mediados de junio China informara que 622 millones de ciudadanos han recibido al menos una dosis de la vacuna en su territorio, de forma que ya se han administrado más de 2.400 millones de inyecciones en el mundo.

Our World in Data ha señalado en su estudio que las vacunas han llegado a 200 territorios. Sin embargo, aclara que existe una gran diferencia entre continentes. Al parecer la distribución no ha sido equitativa, aunque la OMS haya creado un consejo para la distribución de las mismas (COVAX), éste no ha garantizado equidad con todos los continentes.

En el caso de África, 50 territorios han comenzado la campaña de vacunación, pero el proceso apenas llega al 2% de la población.

En Asia son 48 las regiones que han comenzado a vacunar a su población lo que supera el 20%, mientras que en América son 42 regiones, entre ellas grandes países como Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Chile, Perú, Argentina, Ecuador.

En un trabajo publicado por RTVE, se explica como la vacunación está especialmente extendida en la Unión Europea, que hasta el pasado 4 de junio ya contaba con 40 % de su población con alguna dosis, al menos la primera. Le sigue América del Norte, que también rebasa esta cifra y se acerca al 43%.

En países como España, la inmunización ya alcanza a más de 45% de la población con al menos una dosis y vuelve a tomar el ritmo tras los retrasos y conflictos con las empresas farmacéuticas en la compra anticipada del mes de marzo.

Hasta el momento, la Comisión Europea ha dado luz verde únicamente a cuatro vacunas: la de Pfizer/BioNTech; la de Moderna; la bautizada como Janssen, de Johnson&Johnson; y la de AstraZeneca.

La inoculación de estas dos últimas quedó suspendida de manera preventiva, durante la tercera semana de marzo, en el caso de AstraZeneca, y durante la primera quincena de abril, en el de Janssen, para investigar la vinculación de ambos fármacos con casos de trombosis. No obstante, las dos vacunas han recibido el respaldo de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y AstraZeneca se sigue inoculando en personas de 60 a 69 años en España.

La experiencia venezolana

En Venezuela, hasta el mes de junio se ha vacunado cerca de 11% de la población. Este porcentaje de inmunización es el conteo de lo que va durante la II Fase de Vacunación que se realizará hasta el mes de diciembre. Esta etapa dio inicio con la llegada de 1.3 millones de dosis, la cual se activó con 27 puestos de vacunación distribuidos en todo el territorio nacional.

Sobre el país pesa el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos, que también ha interferido en el acceso a la adquisición de vacunas. Lo más reciente al respecto fue el bloqueo de una parte de los fondos transferidos al mecanismo Covax, que impidió comprar unas 5 millones de dosis.

No obstante, la nación cuenta con otros mecanismos. En la medida que lleguen más dosis, el país suramericano espera llegar a 77 puntos de inmunización, los cuales posibilitarán la atención de 70 por ciento de la población al mes de diciembre. Para controlar la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, el Gobierno venezolano firmó un convenio con la empresa farmacéutica rusa Geropharm por 10.000.000 de dosis de la vacuna EpiVacCorona. Además se aplica la vacuna china Vero Cell y la rusa Sputnik V.

Los ciudadanos son convocados a través del carnet de la Patria o a través de un sistema activado por el ministerio de Salud.

Xiomara Alvarado, residente de Caracas, explica que fue contactada para vacunarse en la sede del Hotel Alba Caracas, uno de los principales puntos sanitarios de la ciudad. «Me convocaron para un día jueves pero ese día no pude ser vacunada porque habia mucha gente. Regresé el viernes y me vacunaron, estuve alrededor de 3 horas en la cola. Me colocaron la primera dosis de la vacuna rusa y no me causó mayor reacción», cuenta.

Quienes son convocados a través del portal web de la página del despacho de Salud, también narran su historia a Hinterlaces.net. José Rada fue convocado al centro sanitario en la parroquia San Juan, avenida San Martín. Comenzó hacer la cola a las 4:00am y fue atendido a las 10:00am. «Habían más de mil personas convocadas ese día, por lo tanto la cola era larga, sin embargo el proceso era rápido, me pusieron la vacuna china y me pautaron la segunda dosis dentro de un mes», dijo.

Quienes no son convocados a través de alguno de los dos sistemas disponibles también pueden vacunarse. Nancy Mastronardi acudió a la Escuela Robinsoniana de la parroquia Sucre en Caracas y fue atendida. «Hay dos colas una de adultos mayores y otra para personas entre 19 y 50 años. Me pusieron la vacuna china y dentro de una mes me toca la segunda dosis», refiere que solo esperó hora y media para ser atendida.

¿Fin de la enfermedad o negocio?

Aunque la OMS asegura que la vacunación a lo largo de la historia salva vidas, algunos médicos sostienen que el virus no se extermina con la inoculación, sino que pierde los efectos mortales.

“Las vacunas son una herramienta nueva y esencial para poner fin a la COVID-19 y resulta muy alentador comprobar el número de ellas que están en desarrollo y los buenos resultados obtenidos en algunos casos. En todo el mundo, los investigadores están trabajando lo más rápido posible, colaborando e innovando para que dispongamos de las pruebas, los tratamientos y las vacunas que, en conjunto, salvarán vidas y pondrán fin a esta pandemia”, aseguró la OMS.

Así mismo, la propia Organización Mundial de la Salud aclaró en marzo pasado que, «aplicarse la vacuna del coronavirus no es una carta blanca para ignorar las medidas de salud como el distanciamiento físico y el lavado de manos”.

Otros expertos advierten que los casos pueden seguir aumentando, aunque avance la vacunación. Se podría inferir que el virus no muere, seguirían los contagios, pero perdería su potencia.

El doctor Julian Tang, virólogo de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, declaró a la BBC que si una persona se expone al virus un día o una semana después de inyectarse, sigue vulnerable a la infección y puede transmitir el virus a otras personas.

Por su parte,  Andrew Badley, profesor de medicina molecular de la Clínica Mayo en Estados Unidos, señaló: «Los datos disponibles sugieren que algunos individuos pueden seguir infectándose con Covid, aunque sí que tendrían menos cantidad de virus y consecuentemente enferman menos que aquellos que no se han infectado o vacunado. De igual forma, pienso que el virus, una vez vacunado, será más difícil de transmitir”.

Narkys Blanco