Bolivia economía
Bolivia, 7,9% de caída económica: primer reto para Arce

Ya es una verdad contundente y un soplo de aire fresco en Sudamérica el triunfo, en primera vuelta, del candidato del Movimiento al Socialismo, Luis Arce.

Arce fue ministro de Economía en el gobierno de Evo Morales, período que se caracterizó por el crecimiento económico constante, casi nulo déficit fiscal y una mejora en la distribución de la riqueza.

Según declaraciones recientes, el nuevo Presidente apuntará a nuevos ciclos de crecimiento apelando al motor de apalancamiento económico de su país: la nacionalización de hidrocarburos así como a una política social que ancle mejoras urgentes para los bolivianos.

A junio de este año, la tasa de crecimiento de la economía boliviana decayó al -7,96% debido al impacto del COVID-19, lo que representa un descenso de 10,2 puntos porcentuales con relación al 2,2% registrado a finales de 2019. Esta es la mayor contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos 70 años, de acuerdo con el reporte del boletín Monitor Macroeconómico, de la Cámara Nacional de Industrias (CNI).

El gobierno de facto presidido por Añez, a través del Banco Central de Bolivia en su última revisión hecha en septiembre pasado, comunicó que el país «sufrirá una caída de 6,2%» después de dos décadas de crecimiento sostenido. 

El informe indica que, después de la revolución de 1952, en 1953, durante la “primera gran crisis boliviana”, el PIB registró una contracción de -9,46%; mientras que en 1983, periodo que se consideraba como la “segunda gran crisis”, se llegó a -3,9%.

Al mes de agosto de este año, las exportaciones cayeron en 28% y las importaciones en 35%, respecto a similar período de 2019. Sobre el desempleo, en julio 2020 llegó a 11,8%, cifra que está muy por encima del 4,8% registrado a finales de 2019, cuando Evo Morales administraba en el país.

Desde el golpe de Estado que llevó a Jeanine Añez a la presidencia de facto, el déficit fiscal revisado para 2020 por el BCB y el MEFP alcanza a 12,1%, el mayor de las últimas décadas.

Revisar estos datos se torna imprescindible para entender la declaración del día de hoy del presidente electo. Arce ha dicho al medio de comunicación ruso Sputnik: » la economía está en un coma inducido».

Cuando bajen los albores del triunfo en urnas, aparecerán las líneas de trabajo del nuevo gobierno incluidas aquellas que buscarán determinar responsabilidades ante “el apoyo de agencias de gobierno, fundaciones y organismos internacionales (subordinados a EE.UU.) al gobierno de facto surgido de un golpe de Estado en Bolivia”, según se lee en el libro colectivo del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica llamado Trumperialismo: La guerra permanente contra América Latina.

Marcela Heredia