Bolivia resistencia
Bolivia, cronología de la resistencia

El regreso del MAS al gobierno en Bolivia en una histórica jornada que le dio el triunfo a Luis Arce en primera vuelta, desnudó el papel de la OEA  y sacudió el tablero regional. A un año de la instalación de un gobierno de facto que obligó a Evo Morales a dimitir a la presidencia, las y los bolivianos decidieron asumir nuevamente el protagonismo de su historia y el costo de querer ser un país soberano, con las principales reservas de Litio del planeta.

Desde la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos aprobada  durante la gestión de Evo Morales en 2006, Estados Unidos ha participado directa y financieramente en acciones de desestabilización, sabotaje, golpe de estado e intento de magnicidio, por hacerse del control del petróleo, del gas y el Litio de este país andino.

Los resultados de las elecciones bolivianas significan un duro revés a las políticas neoliberales, el lawfare y el avance del modelo de dictaduras institucionales promovidas por el gobierno de Estados Unidos para mantener su hegemonía en lo que considera su patio trasero. Una historia de tensiones que ha tenido varios momentos de inflexión que seguramente se mantendrán ante el retorno de las fuerzas progresistas al gobierno.

Estados Unidos Versus Morales

-El conflicto con la ATPDEA: Como consecuencia de la nacionalización del petróleo e hidrocarburos, en 2008 el entonces Presidente George Bush acuso a Morales de no colaborar con la  lucha  antidrogas y suspendió de forma indefinida a Bolivia de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (ATPDEA por su sigla en inglés). La legislación ya había sido calificada por Morales como un instrumento de chantaje a cambio de la privatización de los recursos naturales.

– Secesión en la Media Luna: Ese mismo año se activa la estrategia de dividir el territorio boliviano y en el marco del contundente triunfo de Evo Morales (67,43%) en el referéndum revocatorio, la oposición de la región conocida políticamente como la Media Luna, integrada por los departamentos de Tarija, Santa Cruz, Beni y parte de Chuquisaca, convoca a un paro cívico. Se demostró que  el embajador de Estados Unidos, Phillip Goldberg,  quien fuera expulsado posteriormente como consecuencia de la Masacre del Porvenir, sostuvo varios encuentros con líderes opositores. La región concentra grandes yacimientos de gas y tierras de importancia agroganadera. El respaldo de la UNASUR fue clave para frenar la estrategia secesionista.

– Ataques a los Gasoductos: el 10 de septiembre del 2008, grupos opositores arremetieron contra la central de Tarija y la toma de Vuelta Grande, en el departamento de Chuquisaca, afectando el suministro de gas en Brasil y Argentina. 

– Expulsión de la DEA: A finales del 2008 el gobierno de Morales decide la salida del país de los agentes dl Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA). El primer mandatario indígena venía insistiendo  en que “la política contra el narcotráfico no puede convertirse en un elemento de colonización” y denunció que la DEA usaba las ganancias de la venta ilegal de drogas para pagar bonos a funcionarios de gobierno y agentes encubiertos.

– Salida de la USAID: En el 2013  se decide la expulsión de la  Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por su sigla en inglés) del territorio boliviano. La organización era señalada por manejar 22 millones de dólares bajo el pretexto de colaborar en programas sociales. Morales aseguró que la presencia de la agencia estadounidense, sirvió para dividir a los líderes sociales y destinar recursos para planes conspirativos en contra de su Gobierno. En consecuencia Estados Unidos retira en el 2014 su cooperación económica por este concepto.

– La Lista Negra: Para 2014 Bolivia ingresa a la “Lista Negra” conformada por 22 países, entre ellos Venezuela, Haití, Ecuador y Nicaragua, como países productores y de tráfico de droga, como parte de las políticas de presión norteamericana a los gobiernos que le son incomodos. 

– La Revelación de Wikileaks: En 2015 se dan a conocer una serie de documentos que revelaban los planes de magnicidio entre agosto y septiembre de 2008, contra  Evo Morales, en el marco de los hechos violentos de la Media  Luna con financiamiento de la USAID.

La guerra por el Litio: Transnacionales mineras, gaseras, petroleras y acuíferas  de Estados Unidos y Canadá habían expresado su incomodidad por las políticas de nacionalización del gobierno boliviano y su interés por explotar el Litio. En el 2019 Morales blinda un acuerdo con China por mil millones de dólares para la explotación del mineral y el lanzamiento del carro eléctrico Quantum de fabricación boliviana, así como la asociación de la estatal de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) con Quantum Motors.

Al consumarse el Golpe de Estado las transnacionales mineras estadounidenses  iniciaron conversaciones con el gobierno de facto para explotar el Salar de Uyuni, la primera reserva global de litio.

Golpe de Estado: En las elecciones presidenciales del 20 de octubre del 2019  lideradas por Evo Morales, el informe de la OEA afirma que hubo  “fraude electoral”. Se inicia una cadena de manifestaciones violentas por parte de la oposición, así como alzamientos militares y policiales, que concluyen con la renuncia y posterior exilio de Morales y la instauración de un gobierno de facto.

Protestas y Represión: Miles de campesinos, indígenas y estudiantes de la región del Alto son reprimidos al movilizarse hacia la Paz para enfrentar el Golpe de Estado. En respuesta el gobiernó aprueba el decreto 4078, que exime de cualquier responsabilidad penal a los militares que repriman las manifestaciones contra el gobierno. El 10 de diciembre de 2019 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos calificó de masacres, las muertes de civiles ocurridas en las ciudades de Senkata y Sacaba e hizo mención a “la pérdida de vidas humanas en diferentes sucesos en todo el país”.

En septiembre de 2020, la Defensoría del Pueblo de Bolivia, en el informe «Crisis de Estado, violación de derechos humanos en Bolivia», afirmó que las acciones de los efectivos policiales y militares en Sacaba y Senkata derivaron en una masacre y que el Gobierno de Jeanine Áñez era responsable de delitos de lesa humanidad

El 18 de Octubre, luego de varias postergaciones, finalmente se realizaran las elecciones presidenciales en Bolivia. La organización política de Evo Morales vuelve al gobierno en medio de una economía destruida y una compleja situación producto del mal manejo de la pandemia. En sus primeras declaraciones el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Michael Kozak, destacó que el presidente Trump y Estados Unidos esperan trabajar con el gobierno electo boliviano.

«Si está dispuesto a trabajar con nosotros en áreas en las que compartimos intereses y valores, deseamos eso. Ha funcionado en otros lugares», afirmó Kozak.

Los intereses” de Estados Unidos en países con importantes recursos minerales y energéticos son conocidos. Sus métodos también. Habrá entendido el gobierno estadounidense el mensaje del pueblo boliviano?  Está por verse.

Anahí Arizmendi