Colombia
Colombia sigue en las calles, un mes después

El Comité Nacional de Paro hizo este miércoles 26 de mayo la mayor de las movilizaciones de calle que se han realizado en Colombia, en la búsqueda de potenciar las negociaciones con el gobierno del presidente Iván Duque. 

El 28 de abril pasado, el pueblo colombiano se levantó contra la Reforma Tributaria por considerarla dañina para la vida de los ciudadanos. Si bien ese proyecto de ley que contemplaba subidas de IVA (Impuesto al Valor Agregado) y otros impuestos fue retirado por el gobierno, la presión popular no cesa.

Desde el inicio de las protestas en todo el país, a la fech, la Policía Nacional con su brazo ejecutor Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD-y el Ejército han reprimido manifestaciones pacíficas dejando más de 3.100 casos de violencia policial, 60 muertos según Indepaz al 26 de mayo de este año, más de 548 desaparecidos según la Defensoría del Pueblo, entre el 28 de abril y el 7 de mayo. La ONG Temblores reporta 46 víctimas de trauma ocular.

Al igual que en Chile, ver los daños de la política neoliberal y reclamar por ello ejerciendo un derecho legítimo a la protesta social, lleva a que un policía genocida te quite uno o, si puede, los dos ojos. Para que no veas ni reclames.

76 % de rechazo a Duque según Invamer 


Por la represión ejercida por cuerpos policiales y militares contra manifestantes, las dos Cámaras del Congreso hicieron mociones de censura contra Diego Molano, Ministro de Defensa, a quien responsabilizan por los ilícitos. La Comisión Internacional de Derechos Humanos -CIDH- dice que hará una visita de trabajo a la brevedad posible, en las calles las urgencias son otras.

De fondo a todo esto, los integrantes de sindicatos y grupos de estudiantes en los 32 departamentos del país exigen un real viraje de la política: apoyo económico a los pobres, cambios en políticas sanitarias y educativas, reducción de la desigualdad, concesiones sociales que el Coordinador del Gobierno designado para los temas relacionados con el Comité Nacional del Paro, Emilio José Archila, no podrá resolver por sí mismo porque las exigencias incluyen eliminar la base del gobierno de Duque: las transnacionales y sus tentáculos enquistados en la toma de decisiones políticas nacionales.

Es necesario conocer el accionar de las transnacionales en Colombia para entender y profundizar sobre una encuesta que hizo la encuestadora Invamer entre el 23 de abril y el 22 de mayo a una base telefónica de 1.200 encuestados, con un error del 5 % que muestra un rechazo a la gestión Duque en máximos históricos del 76 % mientras que las empresas colombianas obtienen 62 % de imagen favorable y 32 % de imagen desfavorable. 

Vemos entonces que, si bien el poder popular movilizado ha conseguido grandes logros hasta ahora como hacer temblar el voto uribista, la renuncia de dos ministros, retirar la sede de la Copa América, anuncios económicos del gobierno, etc.. hay un punto que no se toca ni con el pétalo de una rosa.

Ese punto lo marcan las empresas que, blindadas desde los medios de comunicación, encuentran respaldo presentado por Invamer como «imagen favorable».

Lo que se viene, tras un mes del Paro Nacional Indefinido 


Las élites colombianas sobre todo, guardan expectativa sobre lo que ocurrirá este viernes, cuando se cumplan treinta días de paro nacional Indefinido.

Esas estructuras oligárquicas no construyen un modelo de Estado inclusivo, ni siquiera han apalancado la aplicación de un Acuerdo de Paz en Colombia.

Se ha visto en el país que cambian los actores políticos de una misma casta pero el bienestar para todos sigue resultando esquivo, inexistente. Por esto, las alarmas encendidas para ese día. Ciudadanos y prensa anticipan, se vivirá la movilización más grande en la historia del país.

El incendio del Palacio de Justicia de Tuluá generó el pedido de protección para las sedes de las Judicaturas de todo el país, y si el gobierno nacional formalizara la figura legal de «conmoción interior» que ya existe en los hechos, se pondrían en riesgo miles de vidas, la democracia y el Estado Social de Derecho, tal como lo afirmó el presidente del partido COMUNES, Rodrigo Londoño.

El senador y candidato presidencial, Gustavo Petro, escribió en Twitter: «Quieren el miedo y hay que vencer el miedo con esperanza», en respuesta a una denuncia sobre el hallazgo de una cabeza en la capital del país.

Líderes y lideresas sociales sufren violencia hace años en sus territorios: la masacre número 40 ocurrida en 2021 se realizó el 25/05/21 en Suárez, Cauca.

Cuerpos que aparecen flotando en el río Cauca, que desaparecieron en medio del vigente Paro Nacional, recuerdan viejas épocas dolorosas para el pueblo colombiano, épocas donde la democracia se veía solo como un vocablo más, impreso en un diccionario. 

Que el presidente Iván Duque haya priorizado tanquetas en vez de las UCI en plena pandemia de Covid-19, las municiones del ESMAD y la represión en vez de equipos de bioseguridad para los médicos y los hospitales, muestra la dimensión de lo que ocurre en Colombia.

Marcela Heredia