Este jueves los candidatos que se disputan el cargo en la oficina oval de la Casa Tlanca, tuvieron su último debate antes de las elecciones presidenciales a celebrarse en Estados Unidos, el próximo 03 de noviembre.

Esta forma civilizada que tienen los políticos estadounidenses de enfrentarse entre sí, ante millones de televidentes, es siempre la oportunidad de cada uno para desdeñar y señalar al otro. En esta ocasión el show fue protagonizado por Joe Biden y Donald Trump, personajes cuyo perfil es adverso y no sólo porque el primero sea demócrata y el segundo republicano, sino por la forma particular que tiene cada uno de percibir la política.

Ambos candidatos, para realizar su campaña electoral recurren a solicitud de donativos, que les hacen compañías y empresas transnacionales, pero también se hacen de su dinero para invertir en las estrategias que podrían llevarlos a ser el próximo huésped de la casa blanca.

La suma de estos gastos en la campaña presidencial del año 2020, superan los 630 millones de dólares, lo que representaría un aumento en la inversión o gasto social del país en salud o educación. Vale destacar que lo que el gobierno de Estados Unidos ha robado a Venezuela en los últimos años mediante las “sanciones”, representa la cuarta parte del presupuesto total del gobierno de Estados Unidos en el 2020.

Las recaudaciones de fondos de campaña en el mes de septiembre fueron más favorables para el demócrata, Joe Biden, quien logró reunir 383 millones de dólares en contribuciones privadas, mientras que el empresario republicano, Donald Trump, recaudó 247,8 millones en el mismo mes.

Tim Murtaugh, director de comunicaciones de Trump, dijo que el mandatario disponía de 251,4 millones de dólares para la campaña, que se destinarían a pagar avisos en cadenas televisivas e Internet, aspecto en el que Biden gastó a mediados de octubre, 10 millones de dólares más que el presidente, detalla la firma de rastreo de publicidad Kantar/CMAG.

Según datos del diario The Wall Street Journal, en la actualidad, la campaña de Trump, él aumentó sus actividades publicitarias, en momentos en que casi todas las encuestas muestran una ventaja de Biden ante las elecciones próximas.

Según la Comisión Electoral Federal, los partidos políticos, candidatos y grupos de cada bando, se gastó a la fecha, más dinero en las elecciones de 2020 que en cualquier otro ciclo electoral anterior, monto que crecerá en miles de millones más hasta el 3 de noviembre. Según los registros la cantidad total ya sobrepasó los 7 mil millones de dólares que se gastó las elecciones generales de 2016.

El Centro para Políticas Responsables (CPR), organización no partidista, estima que a finales de 2020 el total de dinero dedicado a las campañas de las elecciones federales, superará los 11 mil millones de dólares.

A la par de estas cifras, se destaca que, durante la última semana , 898 mil estadounidenses pidieron subsidio por desempleo. Al menos 25 millones de personas están sin empleo, ni ingresos de ningún tipo en el país norteamericano, lo que representa el 16,7% de la población, que engrosan la lista de los ocho millones de nuevos pobres.

El número de personas en situación de pobreza en EEUU era de 47 millones en mayo y en septiembre esta cifra subió a 55 millones de nuevos pobres, de ellos los más afectados son los negros, los hispanos, así como los niños que fueron separados de sus padres en el proceso de deportación.

El debate de este jueves sirvió para que el aspirante a presidente, cuestioanara al actual mandatario, Donald Trump, por su mal manejo de la crisis. En cada mitin televisivo, se invierten los recursos que serían la solución de vida o muerte de miles de ciudadanos  estadounidenses.

Emily Caro