El pasado lunes 18 de noviembre, el primer vicepresidente del PSUV Diosdado Cabello, anunció la creación de una vicepresidencia para atender los Asuntos Religiosos del país e informó la designación de José Gregorio Vielma Mora al frente de esta tarea.

La designación de una vicepresidencia para Asuntos Religiosos en el Partido Socialista Unido de Venezuela, que se conserva como la tolda con mayor fuerza política en el país, ha sido un punto de debate en el chavismo. Los más radicales esgrimen que Venezuela es un país laico, con libertad de culto, y que con esta iniciativa se priorizan solo algunas religiones, se abre espacio al sectarismo.

Otros sectores argumentan sobre la pertinencia de esta decisión, que se toma días después de del golpe de Estado en Bolivia, y lo interpretan como una estrategia previsiva ante las crecientes protestas en América Latina y la participación de sectores religiosos en la toma del poder.

La alerta boliviana

En Bolivia, la violencia tiene un origen amenazante: el racismo. Las declaraciones luego del golpe muestran a una élite blanca que no pudo tolerar que los indígenas llegaran al poder, con su vestuario étnico en primera línea de las instituciones del Estado y mayoría absoluta en el Congreso democráticamente elegido.

Tras las recientes elecciones presidenciales -señaladas de fraudulentas- el conflicto racial se acrecentó con la conspiración ya en marcha, incluidas manifestaciones populares orquestadas por líderes religiosos fundamentalistas, consiguió que la jerarquía militar obligara al presidente constitucional a dimitir y exilarse. Contra ese golpe estalló el pueblo indígena boliviano, el ejército reaccionó disparando y matando, con una escalada ola de violencia.

Hinterlaces.net entrevistó en exclusiva a Vielma Mora respecto al tema y aseguró que la creación de esta vicepresidencia es una estrategia necesaria aunque negó la relación con Bolivia. “La gente piensa que esto se dio por el tema de Bolivia, por los avances de estos sectores en Brasil o por lo que ha pasado en Costa Rica, y también por lo ocurrido en Centroamérica (…) entonces no es que estamos previendo algo, es que estamos haciendo honor al conocimiento de la historia para poder nosotros mantener la paz, fortalecer la unión familiar y mantener el bienestar de los venezolanos y las venezolanas”, dijo.

Atribuyó la decisión de la tolda roja a la evolución y transformaciones históricas necesarias para crear lo que llamó, “un esquema de protección al ciudadano y a la familia”, sobre el cual el partido tiene una expectativa “muy importante”, en tanto reconoció el “gran impacto” que tienen las iglesias para tomar decisiones en los países “que no lo habíamos podido ver porque no lo sentíamos de cerca”.

Al respecto informó que este año se ha emprendido la rehabilitación de iglesias y templos a través de la Misión Venezuela Bella para mantener los templos, los cultos, la religiosidad, la religión como “elemento de paz, de conciliación, de perdón y de amor”, indicó.

Según explicó Vielma, en el partido de gobierno aspiran marcar una nueva línea en la historia que se deslinde del monopolio de la violencia, que evite cualquier tipo de ataques, que todas las religiones formen parte de un sistema con valores y principios para trabajar por Venezuela.

A esta decisión se suma la propuesta para crear la Universidad Teológica Evangélica de Venezuela, el impulso para producir en las 70 mil hectáreas de las comunidades evangélicas del país, además de la donación de instrumentos musicales que serán traídos a través del Plan Especial del Convenio China-Venezuela.

Prensa Hinterlaces