Filosofo Carlos Ortiz: José Gregorio Hernández fue un héroe civil
Tiempo de lectura: 3 minutos.

«A mí me parece muy importante que se reconozca de una forma tan manifiesta una condición especial de una persona que fue un hombre como cualquiera. La condición de héroe civil de José Gregorio, es opacada por su condición religiosa, quizá es muy importante que pase a ser Beato alguien que fue un médico, científico, investigador, intelectual, humanista, filósofo, es decir, en él hay una serie de cualidades y de condiciones que lo hacen una figura civil de primer orden, a la que el país le debe bastante, mucho más de lo que se puede creer» así lo consideró el editor y filósofo Carlos Ortiz Bruzual, autor del libro «Santa Palabra» de José Gregorio Hernández, basado en cartas personales del Beato.

Durante la transmisión del programa Análisis Situacional que transmite Globovisión, conducido por el presidente de Hinterlaces, Oscar Schémel, Ortiz destacó que luego de recopilar -por más de 20 años- las más interesantes obras del doctor José Gregorio, que lo muestran como persona, tuvo una relación directa con el Beato que lo llevó a la conclusión de que existía un médico que no era visible en la devoción popular, en el ámbito religioso católico.

«Ese José Gregorio Henández a mí me pareció tan interesante y tan asombroso y una de las cosas que descubrí es que la fuerte dimensión de su condición religiosa o figura divina parecía opacar esa personalidad de José Gregorio como ser humano. No era visible en la devoción popular, en el símbolo que se conoce como fundamentalmente religioso», dijo.

Entre las líneas de su obra relata que lo describe como una persona, «común y corriente, un ser humano con los mismos problemas y las mismas preocupaciones que tenemos cualquiera. Pero también era un hombre en el que habitaban muchas personas, porque tenía una clarísima vocación para la investigación científica, con un sentido muy fuerte de la medicina, que necesitaba profundos conocimientos, muchísimo estudio, pero que para él tenía sentido sí garantizaba una práctica médica que de verdad le diera a la gente salud», destacó.

Describe Ortiz que, en muchas de las cartas, destaca la necesidad del médico por encontrar la mejor manera de resolver los problemas reales de las personas que él trataba por cualquier enfermedad. Esa manera de hacer la medicina fue lo que lo fue perfilando entre la gente como un médico muy especial, formación que adquirió en sus estudios en Francia, según Ortiz.

«Era un hombre que tenía una clarísima vocación para la investigación y para el conocimiento, pero que solo tenía sentido con una práctica médica que de verdad le diera salud a la gente», reiteró.

El creacionismo y la ciencia

Ante la consulta sobre la inclinación del médico de los pobres por la teoría creacionista, el escritor aseguró que José Gregorio dejó clara esta visión en el libro Elementos de Filosofía (1912), «ahí dejó por sentado vehementemente que él es creacionista y que él es católico, practicante y que defiende la convicción de la fe cristiana de que el mundo es una creación de Dios», explicó.

Agregó que con esa y otras obras logró expresar una visión propiamente filosófica, «es un hombre que estaba convencido que el universo era una totalidad, en el que las cosas, aunque puedan parecer contradictorias, se complementan», explicó Carlos Ortiz.

Explicó que su principal logro como médico fue el de haberle hecho ver a cientos de personas que en un médico podía haber una esperanza, un apoyo moral, solidario. «Era muy solidario y muy severo”.

La Fe era su vocación principal

Destaca Ortiz que la vocación religiosa era su vocación principal, «tenía la convicción de que esa era una vía para ayudar, para desarrollar un talento que él tenía. Él intentó ser dos veces sacerdote y eso causó también conmoción en Caracas porque la gente no entendía cómo se podía ir esa eminencia de la ciencia». Ortiz señaló que ese proceso no se pudo lograr por afecciones de salud.

Al menos en dos cartas de Hernández, visualizadas por Carlos Ortiz, el doctor hace referencia al anhelo de que se acabara la Primera Guerra Mundial, «se dice que él ofreció su vida a Dios a cambio de que se acabara la guerra».

«Sin duda, José Gregorio Hernández para la gente es santo desde siempre. Creo que, en vida, incluso, lo llegaron a ver así», aseguró al referirse al acto de Beatificación que se llevó a cabo la semana pasada.

Ortiz comenzó la recopilación de las cartas de José Gregorio Hernández hace 20 años, tras leer con detenimiento un gran número de cartas que están recopiladas en sus obras completas, de 1968, de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Aseguró que esas cartas lo muestran como un hombre de un carácter fuerte, muy disciplinado, muy comprometido con lo que hacía, solidario y generoso.

Prensa Hinterlaces

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here