Este jueves el presidente de Venezuela informó sobre 135 nuevos casos de casos de COVID-19 en el país, de los cuales 31 son de transmisión comunitaria y 104 casos son importados de países vecinos. Entre los nuevos contagiados destacó el de una niña de un año de edad.

Las víctimas mortales del coronavirus que se han registrado los últimos días en el país, responden a un atípico foco del virus en el estado Zulia, proveniente de Colombia, país del que regresan a diario cientos de venezolanos huyendo de desatención, malos tratos y xenofobia. Ante la agresión del virus en el estado fronterizo el gobierno nacional envió un contingente especial de médicos para apoyar a las autoridades locales a controlar el virus.

El Presidente hizo énfasis en que Venezuela es el único país en el que están regresando sus ciudadanos , «¿cuántos colombianos se están devolviendo?, ninguno!», dijo haciendo referencia a la gran ola de venezolanos que están siendo repatriados porque huyen de la epidemia en otros países.

Aunque denunció las nulas acciones del gobierno colombiano, también indicó que muchos venezolanos están entrando al país de manera irregular y esto aumenta los riesgos. Informó sobre captura de siete «trocheros» que cruzaban la frontera de manera irregular, ya que significan un riesgo biológico en el territorio si no cumplen las medidas sanitarias implementadas a todos los venezolanos que regresan.

«Se están pasando por las trochas para no entrar a la cuarentena obligatoria y llegan a sus casas y están contagiando a familias enteras», alertó el mandatario.

Señaló que la responsabilidad del control está en las autoridades a quien pidió máximo rigor y disciplina en el cumplimiento de las medidas sanitarias que acompañan la cuarentena. A su juicio la indisciplina en en el cumplimiento de las medidas es la clave para continuar con el control de la epidemia.

Prensa Hinterlaces.