Internacional progresista
Internacional Progresista portal de un mundo nuevo

El mundo entero, en particular el continente americano y el africano, han sido campo de ensayo de las políticas neoliberales. Ante esta realidad, individualidades, colectivos y algunos gobiernos se organizan. A finales de de 2018 el Instituto Sanders en Estados Unidos, fue sede del lanzamiento de una alternativa progresista para hacer frente al neoliberalismo, de la mano de políticos, economistas y activistas progresistas. La pandemia por coronavirus aceleró el nacimiento de esta organización internacional que vio luz formalmente el pasado 11 de mayo con el nombre de «Internacional Progresista».

Lo impulsores de esta idea afirman que la crisis sanitaria global que provocó el nuevo coronavirus, que a su vez dio paso a una crisis económica, «hacen obligatorio que las fuerzas progresistas del mundo se unan para defender y sostener un Estado de bienestar, los derechos laborales y la cooperación entre países», la promesa de «un mundo más democrático, igualitario, ecologista, pacífico» con una economía colaborativa es el motor de quiénes integran la Internacional Progresista.

Esta instancia en la que participan más de 40 intelectuales muy reconocidos, se planta ante la posibilidad del «nacimiento de un mundo nuevo», y la reconstrucción del mundo luego de superada la pandemia, sin embargo para Atilio Borón, reconocido intelectual de izquierda, esta idea será pertinente, dependiendo de su programa, «hasta ahora muy vago, hay que darles tiempo», dijo a Hinterlaces.net y concretó que la propuesta debe ser más explícita, «hay cierta vaguedad terminológica», y recalcó que los documentos se refieren a los imperialismos, «imperialismo hay uno solo, es el imperialismo americano y cuando se habla de los autoritarismos quiero saber a quienes meten en esa categoría (…) «Creo que es necesario que tenga definiciones más rotundas», agregó.

Pandemia, ¿portal a un nuevo mundo?

Al respecto Naomi Klein, autora de la Doctrina shock, (un libro que se basa en el auge del capitalismo del desastre), sentencia que «la extrema derecha ha sido mucho más internacionalista que la izquierda», ese vacío que para ella ha dejado la izquierda en el mundo, ha permitido que Steve Bannon, arquitecto de una red ultraconservadora (nacionalismo judeocristiano islamófoba), ponga en práctica lo más salvaje del capitalismo, a través de gobiernos de ultraderecha, en el contienente, EEUU y Brasil, son el ejemplo con la aplicación de políticas caóticas en el marco de la pandemia.

«La pandemia es un portal a otro mundo y no debemos abandonar el internacionalismo”, enfatiza Klein, quien también forma parte de la Internacional Progresista, junto a personalidades como Bernie Sanders, Noam Chomski, el economista griego Yanis Varufakis y Evo Morales, Rafael Correa, Lula Da Silva, Pépe Mújica, Dilma Rousseff, Cristina Fernández, Rodríguez Zapatero, Ernesto Samper, Danny Glover, Sean Penn, Oliver Stone, Gael García Bernal entre otras personalidades.

Al respecto Borón celebra la unión de políticos intelectuales progresistas para tomar alguna iniciativa, pero él prefiere esperar, «que tenga definiciones más rotundas, por ejemplo se habla de anticapitalismo, post capitalismo y al mismo tiempo se habla de un capitalismo verde, no entiendo mucho eso, creo que hay una contradicción, no existe el capitalismo verde, el capitalismo siempre es capitalismo por más colores que le pongan, lo esencial es el capitalismo y los colores son lo de menos, así que yo diría que hay que esperar la definiciones cuando lleguen las horas de las definiciones veremos qué actitud tomar”.

En lo que coinciden todos los intelectuales, políticos y organizaciones de izquierda, es que la pandemia por coronavirus y todas las cosas que han devenido de ella, han generado las condiciones y la necesidad de hacer frente de manera conjuntan al neoliberalismo en todas sus formas, para dar paso a un orden político donde un futuro mejor es posible. Los partidos socialdemócratas, progresistas y socialistas del mundo, están a la expectativa, sin embargo, es una iniciativa que hasta ahora no termina de materializarse en acciones, pero promete la posibilidad de unificación de la izquierda en el mundo.

Emily Caro