Análisis Situacional
Análisis Situacional

Durante la primera década del siglo XXI, con la aplicación de los modelos progresistas se alcanzó 2% de crecimiento promedio de la región con picos hasta de 5.6%

Para Elías Jaua Milano, integrante de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en el continente Latinoamericano “nos estamos dando cuenta, una vez más, de la inviabilidad política, económica, social y cultural, del modelo neoliberal.  Así lo expresó durante su participación en el programa dominical Análisis Situacional, que conduce el periodista y sociólogo, Oscar Schémel.

Explicó que el modelo neoliberal aplicado en los años 90 dejó como resultados la desestabilización y el incremento de la pobreza, así como la caotización de la región.

En este sentido, el también sociólogo y profesor, consideró que las consecuencias socioeconómicas de los gobiernos neoliberales sólo pudieron ser revertidos por cada uno de los gobiernos democráticos populares o progresistas, asumido en la mayoría de los países durante la primera década de este siglo XXI. “La desigualdad, el índice de gini disminuyó 0 – 53% a 0 – 46”, puntualizó Jaua.

Precisó que la región que más avanzó en la lucha contra el hambre y la pobreza, en el crecimiento económico como la igualdad social, generó estabilidad. “Ha sido uno de los períodos de mayor estabilidad política de la región y en 2007 era la región más estable del mundo”, dijo.

“Se alcanzó 2% de crecimiento promedio de la región con picos hasta de 5.6%”, refirió.

FMI: fábrica de pobreza y desigualdad

Ante la razón por la cual la derecha insiste en la aplicación de políticas neoliberales pese a los constantes fracasos, Elías Jaua señaló que están condicionados por el Sistema Financiero Internacional, por los grupos y el tutelaje de las grandes potencias internacionales.

“Es un modelo que está colapsado, el modelo monetarista ha colapsado la economía mundial, no da más… Ya nadie es capaz de defender esa política monetarista, las tesis déficits cero e inflación de un dígito a costa del hambre, de la miseria, de la exclusión”, sentenció.

Asimismo, refirió que la aspiración de los pueblos es vivir bien, estar tranquilos, ejercer plenamente sus derechos, disfrutar de derechos sociales. Puntualizó que los pueblos “quieren democracia, no están dispuestos a negociar libertad, derechos humanos”.

En su entrevista con Schémel, el político psuvista mencionó como una de las variables que ha influido en el fracaso del modelo neoliberal en países del continente, la estrategia clara del gobierno de los EE.UU. de recuperar la hegemonía a través de ataque económico y político, así como la utilización de los nuevos métodos de golpe de Estado.

Progresismo: Un modelo exitoso

En la Revolución Bolivariana aún siendo atacada desde sus inicios con huelga petrolera y un golde de Estado en abril de 2002; la aplicación del modelo progresista dejó como resultados el incremento en la producción, el consumo y el crecimiento de la producción interna, que mantuvo los índices macroeconómicos bajo control, destacó Jaua.  

Expresó que “lo ocurrido en Venezuela entre los años 2004 y 2012 es la aplicación de un modelo exitoso”.

En este sentido, precisó que “a los seres humanos nos gusta vivir bien, es un principio humano”, y eso se logró en la primera década del siglo con la aplicación del modelo progresista en la nación.

El diálogo y la paz

El dirigente del PSUV aseguró que quienes creemos que Venezuela tiene derecho a vivir en paz, en que nuestro pueblo tiene derecho a recuperar la tranquilidad de su vida cotidiana, de su economía familiar, tenemos que persistir en el diálogo. “El diálogo para un acuerdo de reconocimiento político, no un pacto, sino una regularización del conflicto, una administración democrática del conflicto”, señaló.

Consideró que partir del reconocimiento de Nicolás Maduro como presidente constitucional de la República, “vamos a llegar a los acuerdos necesarios para normalizar la vida institucional del país, para avanzar en la recuperación de nuestra economía que pasa por desmontar el andamiaje de agresiones económicas que tenemos y que pasa por devolverle a nuestro pueblo la tranquilidad”.

Destacó que por encima de cualquier cosa la Patria está primero y en base a ello “tenemos que ponernos de acuerdo en cómo superar esta situación que ha caotizado la vida de la familia venezolana”, para lo que el Estado tienen un papel regulador, promotor y ejecutor en algunos ámbitos estratégicos, enfatizó.