Trinidad y Tobago
Los datos que usted debe saber sobre las elecciones en Trinidad y Tobago

La República de Trinidad y Tobago, ubicada frente a las costas de Venezuela en el mar Caribe, acude con sus 1,4 millones de habitantes a elecciones generales este 10 de agosto.

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19, registró 275 casos confirmados y ocho fallecimientos. Actualmente posee 136 casos activos, 67 de los cuales fueron detectados en las últimas dos semanas.

El coronavirus ha jugado un papel preponderante en las elecciones parlamentarias, pues su gestión se ubica en el centro de los discursos de campaña de cada partido político y además influyó en la ausencia de observadores electorales internacionales.

Ni la Commonwealth ni Caricom lograron reunir equipos de observadores para presenciar las elecciones. En este sentido, depende por completo de la Comisión de Elecciones y Límites (EBC), organismo electoral nacional que tiene un historial arraigado en la conducción imparcial de elecciones.

Los votantes eligen entre 146 candidatos de 19 partidos políticos y cuatro independientes para ocupar los 41 asientos en la Cámara Baja del Parlamento, la cual junto al Senado (nombrado por los líderes políticos) elige al presidente de la nación.

Las mayores posibilidades según las encuestadoras, son para el gobernante Movimiento Nacional Popular (PNM, centro) del primer ministro Keith Rowley, la más reciente encuesta pre-electoral, lo ubicó, con cinco puntos porcentuales por encima de su principal rival, el partido Congreso Nacional Unido (UNC, centro-izquierda), de la exprimera ministra Kamla Persad Bissessar.

Este país posee gran diversidad étnica, lo cual permea la política. En este sentido, se divide entre dos principales tendencias: los descendientes de África y los provenientes de India. La mayoría de los partidarios del PNM son de estirpe africana, mientras que los de la UNC son de origen surasiático.

Como dato curioso, entre los candidatos a diputado se encuentra Jack Warner, exvicepresidente de la FIFA denunciado por la justicia estadounidense por su presunta participación en el caso «Fifagate», que expuso formidables sobornos que se pagaban en el mundo del fútbol.

Las perspectivas tanto para la delincuencia como para la recuperación económica y la gestión de la pandemia, principales preocupaciones de la sociedad trinitense se vislumbran inciertas, sin embargo, estarán determinadas por el resultado de las elecciones y el desempeño de los diputados que resulten triunfadores.

Yekuana Rodríguez