Nuevo CNE
Nuevo CNE ¿El fin de la oposición radical?

Recién instalada la nueva directiva del Poder Electoral venezolano, el panorama político comienza a configurarse rumbo a la próxima contienda electoral. Sin embargo, la cantidad de sectores con posiciones encontradas, desde las filas de oposición, parecen no marcar todavía un escenario definitivo.

De entrada, la oposición radical se fractura y divide. Las renuncias públicas de altos dirigentes a sus partidos ocurren casi diariamente. Este sector de la oposición continúa sin ruta ni estrategia. Algunos voceros de la oposición radical hablaban del nombramiento de un CNE paralelo, a pesar de no tener el número de diputados necesarios. Otros voceros de ese mismo sector, alegando el “principio de continuidad” señalan que su bancada seguirá legislando aún después de haberse vencido el periodo establecido por la Constitución. Todo parece indicar que la oposición extremista apuntará a un escalamiento del conflicto político, la promoción de más presión internacional y una nueva campaña abstencionista. 

Sin embargo, ante esas posibilidades, es necesario revisar si lo ocurrido en los últimos días, con el nombramiento del nuevo CNE por parte del Tribunal Supremo de Justicia, se ajusta a la Constitución y las leyes.

Vale recordar que el 5 de junio la Sala Constitucional del TSJ declaró omisión inconstitucional de la Asamblea Nacional en la designación de las autoridades del CNE. Como es bien sabido, esta sentencia responde a una solicitud interpuesta por los integrantes de la Mesa Nacional de Diálogo. Esto ha generado una serie de polémicas en las redes sociales y señalamientos de todo tipo por parte de sectores extremistas de la oposición venezolana. Ahora bien, es necesario describir otros hechos previos para poder interpretar de manera más precisa lo que está ocurriendo:

Lo primero es que el 29 de septiembre del 2019 la bancada oficialista retorna a la Asamblea Nacional tras retirarse en el 2016, luego de que el TSJ declarara en desacato a la Asamblea Nacional. Para entonces, las negociaciones Oslo-Barbados ya habían fracasado y se había instalado la Mesa de Diálogo Nacional con sectores de la oposición moderada. 

El 13 de noviembre del 2019, cuando el diputado Juan Guaidó aún presidía el Poder Legislativo, se instaló una Comisión Preliminar de Postulaciones  con miembros de la bancada oficialista y miembros de las diferentes bancadas opositoras. Por el PSUV participó Julio Chávez, William Gil, Nosliw Rodríguez y Jesús Montilla, mientras que por el bloque opositor estarían Ángel Medina, Stalin González, Piero Maroun, Olivia Lozano, Flanklin Duarte, José Gregorio Graterol y Aquiles Moreno. En las declaraciones emitidas a la prensa ese día, los miembros opositores de la comisión informaron que habría 30 días de plazo para nombrar nuevas autoridades del CNE.

Finalmente, el 9 de marzo, en sesión presidida por el Diputado Ángel Medina de Primero Justicia y Julio Chávez del Partido Socialista Unido de Venezuela, se nombraron los miembros de la sociedad civil que conformarían el Comité de Postulaciones, tal y como establece la Constitución.

En la Ley Orgánica del Poder Electoral se establecen los plazos de obligatorio cumplimiento por parte del Comité de Postulaciones de la Asamblea Nacional para nombrar nuevas autoridades. El Comité de Postulaciones tiene 6 días continuos para aprobar un reglamento de funcionamiento interno como lo establece el artículo 24 de dicha Ley. No obstante, como admite el Diputado Medina (PJ), el 1 de junio, en su cuenta de Twitter, este plazo no se cumplió.

Según el diputado de la bancada opositora el Comité de Postulaciones no estaría cumpliendo los plazos establecidos por la Ley debido a “la falta de gasolina”. Asimismo, destacó la total disposición y colaboración de la bancada oficialista en las labores del Comité. Para los sectores de la oposición moderada, esto fue considerado como una dilación de los procesos y ausencia de voluntad política por parte de la oposición radical. En este sentido, acudieron al Tribunal Supremo de Justicia para interponer una solicitud de “Omisión Legislativa”. Debido al incumplimiento de los plazos estipulados por la Ley, el TSJ decretó la Omisión Legislativa y procedió a designar a las nuevas autoridades del Consejo Nacional Electoral. Entre los nuevos miembros principales del CNE se encuentran: Indira Alfonzo (nueva presidenta), Rafael Simón Jiménez (nuevo Vicepresidente) Tania D`Amelio, Gladys Gutiérrez, José Luis Guitiérrez. 

El diputado Juan Guaidó, quien dirige la bancada de la oposición radical rechazó el nombramiento e indicó que el Comité de Postulaciones haría otra designación. No obstante, esta acción es inviable desde el punto de vista constitucional, pues para designar un nuevo CNE desde el Comité de Postulaciones se requieren las dos terceras partes de la Asamblea Nacional, con la cual no cuenta la bancada opositora radical en estos momentos. 

Damian Alifa