En medio de la pandemia por COVID-19, la especulación en los precios de los productos básicos y del mercado de divisas ha seguido su curso en Venezuela. Tal situación impulsó la toma de medidas por parte del Gobierno nacional; este lunes, el vicepresidente del área económica, Tareck El Aissami, anunció que se logró consenso con empresarios, productores y distribuidores respecto a la lista de 27 rubros con precios acordados.

Respecto al tema y a la realidad nacional del sector empresarial frente a la cuarentena, Hinterlaces.net entrevistó a Orlando Camacho, presidente de la Federación de Artesanos, Micros, Pequeñas y Medianas Industrias y Empresas de Venezuela (Fedeindustria), quien además es vicepresidente de la Comisión de Economía de la Asamblea Nacional Constituyente.

El empresario señaló que los precios acordados son una modalidad que existe bajo la Ley Constitucional de Precios Acordados, que permite que de mutuo acuerdo «se logren establecer precios, presentaciones e incluso privilegios para la venta de productos, posicionamiento en anaqueles y nuevas marcas de los nuevos productores». Indicó que en el país, se han dado varias reuniones en las que participan los productores principales, empresarios y actores de toda la cadena productiva para estudiar la estructura de costos.

Este lunes el Gobierno nacional, Ansa y empresarios lograron consenso respecto a los precios acordados

¿Qué opinión tiene respecto a la negociación para acordar los precios de 27 rubros?

Esta medida puede permitir mayor abastecimiento en el caso que todos los empresarios se sumen. Los precios acordados son positivos porque están llamando a los empresarios, partiendo de unos precios que son la realidad y se pueden ir moviendo según la economía diaria, semanal, mensual de acuerdo a la realidad, no son fijos. Un factor importante es la guerra económica contra la moneda, lo que hace difícil mantener en el tiempo los precios, por lo que es necesario reuniones permanentes para revisar los 27 productos que se acordaron.

No es la primera vez que se acuerdan precios, ¿por qué esta vez cree que funcionaría?

Porque la vez pasada hubo mala aplicación de la Ley. No lo hizo quien le correspondía. La Secretaría Técnica la debe llevar la vicepresidencia de la Repúbica, no la la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos de Venezuela (Sundde), porque nadie puede negociar con el órgano fiscalizador. La vicepresidencia podría delegar esta función solo en el vicepresidente del área económica.

¿Qué factores o elementos se evalúan en este tipo de negociaciones?

Allí hay que analizar desde el punto de partida, el punto cero de la cadena productiva, hasta el punto de venta final al consumidor, repasando las transacciones bancarias, que es el método de pago. Es decir, se debe tomar en cuenta el costo de materias primas, los costos fabriles, cuánto cuesta transformar esas materias primas, los costos administrativos. Además se debe informar sobre costos sobre el impuesto de las grandes transacciones financieras, costos que tienen que ver con comisiones bancarias por pagos a proveedores, los costos que tienen que ver con impuestos municipales, cada alcaldía tiene una tasa propia y también lo que llamamos costos ociosos: por ejemplo, los que tienen que ver con la cuarentena, la dificultad de entrega todos los días, la dificultad por cargar combustible a precios regulares, pero debes poner a un camión con dos trabajadores toda una noche o toda una jornada perdida, el costo de los aseos urbanos, son costos que la gente no ve, pero los paga.

Respecto a la situación actual de la industria nacional en medio de la cuarentena, ¿cuál es el panorama desde Fedeindustria?

Desde Fedeindustria hemos estado monitoreando, el 8% de la pequeña y mediana industria afiliada está operativa, que son los sectores de alimentos, laboratorios farmacéuticos y farmacias y las empresas que tienen que ver con servicios conexos con estos sectores. Se están comenzando a incorporar con teletrabajo otras empresas de forma progresiva, comienzan a planificarse los insumos en cuanto a materia prima de los productos que serán parte fundamental para la cadena de alimentos, medicinas y servicios básicos como electricidad, agua, internet, y todos los servicios públicos.

Estamos en una fase nueva, en la segunda parte de la cuarentena tenemos que ir activándonos de forma progresiva, porque es fundamental el ser humano, pero también lo es la economía. Las dos cosas al tiempo, pero con las medidas para cuidarnos. Debemos agradecer a los trabajadores que han sido unos héroes en el frente de batalla porque hacen un gran esfuerzo para ir a trabajar, cubrir las normas de seguridad. Creemos que la cuarentena ha sido un éxito, comparando a Venezuela con otros países, hemos salido bien en cuanto a la salud y creemos que en esta fase va a mejorar todo. 

orlando Camacho visita la distribuidora de alimentos Palo verde, activa en plena cuarentena

¿Hay articulación con el Estado venezolano para garantizar la materia prima?

En cuanto a los alimentos, el vicepresidente económico, Tareck El Aissami junto al gabinete económico, han garantizado financiamientos por la cartera única productiva nacional para los sectores del maíz y arroz, que son fundamentales en este ámbito.

Desde el 15 de marzo hemos tenido contacto con todos los laboratorios farmacéuticos y 90% ha trabajado permanentemente para garantizar las medicinas para las enfermedades persistentes y también aquellos que puedan contribuir en la lucha contra el COVID-19.

En el sector farmacéutico hay inventario para más de 6 meses; además se están haciendo las órdenes de compra para poder importar materias primas, creo que vamos a tener garantizadas las medicinas en Venezuela hemos notado que hay abastecimiento de alimentos, de medicinas y que la gente puede estar tranquila.

¿Cómo vislumbrar el escenario para esas órdenes de compra, dado el bloqueo económico contra el país?

El bloqueo económico lo tenemos  todos los venezolanos, pero siempre buscamos fórmulas para poder traer nuestras materias primas; le pedimos al Gobierno nacional y otros países que contribuyan en medio de esta pandemia global, para facilitar las vías y permitir que traigamos esos insumos que permitan fabricar las medicinas y alimentos.

Los empresarios siguen activos reinventándose y los departamentos  de investigación, desarrollo e innovación de las industrias están activos para ir cambiando y sustituyendo productos importados por productos nacionales para desarrollar las capacidades productivas. Llegó el momento de utilizar lo que tenemos, todas las fuerzas y capacidades instaladas y el talento venezolano para autoabastecernos. Creo que en los próximos meses vamos a ir viendo que somos un pueblo talentoso, estaremos orgullosos de nuestras capacidades, de lo hecho en Venezuela.

Los trabajadores venezolanos han acatado todas las medidas de prevención durante sus procesos productivos

Frente a la especulación y ciertas prácticas empresariales que hemos visto en nuestra historia reciente, ¿qué clase de empresario requiere la economía venezolana para su recuperación?

Fedeindustria está comprometido con los empresarios que aman Venezuela y están comprometidos con la producción, con el bienestar, con el ambiente, las leyes y la Constitución. Vemos modelos distintos, unos son válidos y otros menos, pero queremos que ambos se sumen por un bien común que es producir y llevar los productos a los anaqueles.

Nosotros para liberarnos de empresas que quieran maltratar al consumidor, lo debemos impulsar haciendo más empresas, usando otras marcas; la competencia, es decir, que haya oferta suficiente de productos, para que cada empresa revise hacia adentro, qué va a hacer con sus clientes.

Jessica Sosa