Análisis situacional
Análisis Situacional: América Latina gesta un nuevo ciclo progresista / Damian Alifa, Marco Teruggi

Este domingo, el sociólogo y comunicador Oscar Schémel entrevistó en su programa Análisis Situacional, transmitido por Globovisión a Marco Teruggi y Damian Alifa, ambos sociólogos y analistas políticos, con el propósito de revisar los procesos vigentes en América Latina, aún en medio de la pandemia por COVID-19.

Alifa consideró que en la región «hay un fin del ciclo neoliberal y hay un elemento interesante es un segundo ciclo progresista, que contiene diferencias al primer ciclo; hubo aprendizajes, por ejemplo: hay una política conciliadora de encuentro con sectores medios, revisión de la relación Estado- sector privado, se ha revalorizado el rol del empresario dentro de la política progresista, se ha aprendido y eso es una lección que ha dejado el socialismo del siglo XX, que de un socialismo que no reconozca el mercado puede ser tan regresivo como el peor de los neoliberalismos y eso es una enseñanza que permite flexibilizar algunos elementos, sobre todo los movimientos más radicalizados».

Al respecto, Teruggi agregó que es interesante ver la fotografía de lo ocurrido el fin de semana del 17 y 18 de octubre, «ese día tuvimos una movilización masiva de respaldo al gobierno en Argentina, la victoria del MAS en Bolivia, una movilización inmensa en Chile a un año del inicio del levantamiento, la movilización de la Minga Indígena en Colombia, nos habla de una serie de movimientos: Sea para acceder al gobierno, sea para conseguir derechos o para cuestionar el orden, como en Chile, que están impugnando al neoliberalismo», dijo.

Aseguró que en ese contexto, la reciente victoria electoral de Luis Arce en Bolivia trae oxígeno a América Latina, «pensemos que en febrero hay elecciones en Ecuador, Arauz tiene buenas posibilidades, nos habla de una disputa que no ocurre en otras partes del mundo, esto me parece central, el continente donde hay más experiencia, propuestas y capacidad de gobiernos progresistas está siendo en América Latina», puntualizó.

Respecto al intento de implementar un nuevo ciclo neoliberal por parte de gobiernos de derecha en el continente, Alifa indicó que la posibilidad fracasó porque el modelo ejerció gobiernos con un «discurso muy excluyente, muy revanchista», adviritió que además, hubo pocos éxitos de gestión, «los sectores de derecha no logran conectar con los sectores populares de cada país, no construyen una identidad política con la fortaleza cultural y política que tuvo el ciclo progresista en algún momento».

No obstante, Teruggi sugirió mirar con atención el caso de Jair Bolsonaro en Brasil, de quien aseguró «que tiene un apoyo considerable tomando en cuenta su mala gestión con la pandemia, a pesar de sus errores, parecidos en algún punto a (Donald) Trump en EE.UU y luego descubrió de que otorgar ayudas sociales a los sectores más desfavorecidos puede apuntalar a un apoyo social donde no lo tenía, tiene una inteligencia que otros no tienen, es menos ortodoxo o tiene más sentido que un gobierno como el de Lenín Moreno, aunque ya el FMI ya le está diciendo que eso de los bonos en tiempo de crisis no da para más».

Elecciones en EEUU y su impacto en la región

Damian Alifa afirmó que el actual presidente estadounidense, «tuvo una política muy conservadora, muy torpe, una política exterior muy torpe hacia América Latina, de mucha confrontación sobre todo con los países progresistas», en tal sentido señaló las sanciones emprendidas contra Venezuela, el retorno a la política tradicional contra Cuba, la política hacia Nicaragua, el caso de Bolivia, «sin duda ha sido una política muy torpe ¿Biden significa un cambio sustancial en esa política? No lo sabemos. Quizá el tema más importante, que está en la promesa electoral de Biden es el restablecimiento de las relaciones con Cuba como ocurrió con Obama. Es quizá un viraje muy importante hacia América Latina», recalcó.

Sobre el tema, Teruggi advirtió que Trump y Biden tienen objetivos comunes con métodos diferentes, sin embargo puso el acento en algunas diferencias, «si uno ve en el caso de Venezuela y si uno sigue por ejemplo las publicaciones de espacios de pensamientos ligados a los demócratas, va a encontrarse un cuestionamiento a la política que viene llevando adelante Trump, la política del bloqueo a punto de la asfixia, con un punto de quiebre cuando se planteó quitar el Diesel a Venezuela», reseñó.

Sin embargo, manifestó que, a su juicio, de ganar Biden solo cambiaría a los interlocutores por voceros «más políticos e inteligentes que éstos que están al frente. Entonces, no es que baja el peligro, cambia el escenario pero el objetivo final es la misma y por eso están presentando en el senado una ley bipartidista para reconocer a Guaidó y desconocer las elecciones del 6 de diciembre. Sobre eso hay un escenario complejo», insistió.

En ese escenario, Teruggi plantea la importancia de reconstruir los mecanismos propios para la integración regional como Unasur o Celac, debido al papel de la Organización de Estados Americanos en lo que denominó como una estrategia para eliminar la unión latinoamericana, «tengamos claro que Almagro esta sostenido por el Departamento de Estado, no solamente abrió el ciclo del Golpe de Estado, lo convalido y llegó a decir que el golpista era Evo Morales, para ver el nivel de cinismo que llego a tener. En Venezuela ha sentado a un supuesto “representante” de un “Gobierno” en la mesa de la OEA eso hay que acorralarlo  eso me parece que es una tarea latinoamericana: reconstruir una política propia, tenemos mejores condiciones ahora que en otro momento», concluyó

Jessica Sosa