oro venezolano

Se ha anunciado que posiblemente se firme un acuerdo para el uso de los fondos venezolanos que se encuentran depositados en el exterior y están bloqueados por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y varios países de la Unión Europea, como Alemania, Francia y Portugal.

El monto global de los recursos bloqueados asciende a 16 mil millones de dólares y de ellos serían liberados unos tres mil millones dirigidos a proyectos de electricidad, agua y alimentos. Los fondos, propiedad del Estado venezolano, no serían administrados por Venezuela, sino por organismos del sistema de Naciones Unidas, ya que Washington no ha accedido a su devolución a las instituciones venezolanas en razón del conflicto que mantiene con Venezuela.

ANTECEDENTES

Un acuerdo parecido se había estudiado con anterioridad, en 2019 y 2020, para acceder, en este caso, a préstamos de la CAF y dirigirlos a la recuperación de la red eléctrica en algunos estados, como el Zulia, Carabobo y Nueva Esparta. El proyecto no prosperó porque luego de realizadas las gestiones y establecido el convenio entre la mayoría de los partidos de oposición y el Gobierno, los funcionarios de la administración Trump encargados de Venezuela indicaron que estaban en desacuerdo.

NUEVOS PLANES

El fracaso de la estrategia de “máxima presión” para cambiar el gobierno venezolano por medio de un derrocamiento y el inicio de una nueva administración, la de Joe Biden, condujeron al rediseño de las políticas de Washington. El objetivo continúa siendo el mismo, la reinserción de Venezuela en el dispositivo geopolítico estadounidense, pero algunas de las tácticas son diferentes.

Los lapsos de la planificación se han extendido, son menos inmediatistas, y se toma en cuenta la necesidad de que las fuerzas al interior recuperen vitalidad y restablezcan sus lazos con la población, para lo cual es indispensable que se reintegren a la vida legal y electoral, como ha venido ocurriendo con la mayoría de los partidos de oposición.

Al mismo tiempo, el cuadro mundial cambió y las necesidades de suministro de petróleo al mercado mundial han aumentado por la guerra de Ucrania, lo que ha hecho que la Casa Blanca se acerque al gobierno venezolano para incidir sobre los precios y garantizar que las reservas petroleras del país estén a disposición de los países occidentales cuando lo consideren necesario.

VECTOR ESTRATÉGICO

Aunque las tácticas de la actuación estadounidense hacia Venezuela han cambiado, las sanciones se mantienen como el vector estratégico de profundidad por su alta capacidad de hacer daño a la actividad económica, debilitar fuerzas, generar descontento y así doblegar la voluntad del adversario, que es el fin buscado. De manera que el grueso de las sanciones continuará ejecutándose hasta que Washington alcance el objetivo de un cambio de gobierno o redefina su visión de Latinoamérica.

Sin embargo, en la nueva política aplicada pudieran contemplarse algunos alivios, un asunto que tendría interés para ambas partes. Así mismo, el problema migratorio está vinculado a la incidencia de esas sanciones en las condiciones de vida de la gente, por lo que es útil mostrar al electorado estadounidense iniciativas que ayuden a compensar sus efectos.

ALIVIOS

Como parte de los elementos en consideración que podrían acoplarse a las nuevas tácticas de Washington hacia Venezuela están, además del desbloqueo de fondos vía ONU, la posible aprobación de licencias a Chevron, el estudio de la extinción del gobierno interino y la liberación de Álex Saab.

Chevron y el gobierno venezolano llegaron a un acuerdo y redactaron diversos contratos que constan de unas 1000 páginas. La OFAC estudia su aprobación, pero todavía no hay una decisión política clara de Washington, ya que los republicanos y algunos senadores demócratas se han mostrado en desacuerdo.

Sobre el gobierno interino, se conoció que el asunto está en discusión y se prevé ponerle fin, pero Washington todavía no ha dado instrucciones definitivas al respecto, porque hay criterios diferentes en el Departamento de Estado. Y el caso de Álex Saab pudiera ser decidido por un dictamen del tribunal sobre credenciales diplomáticas o por un nuevo canje de prisioneros.

Es conveniente para Venezuela que se produzcan cambios en la intensidad de las hostilidades hacia el país. En algunos casos ya hay decisiones tomadas, en otros no, puesto que el gobierno estadounidense intenta que sus pasos tácticos se ajusten al objetivo estratégico de un cambio de gobierno en Venezuela.

Leopoldo Puchi/El Universal