rumbo de oposición
Cuál será el rumbo de la oposición

La firma de un contrato por parte de un sector de la oposición venezolana con una empresa de mercenarios y la posterior incursión militar en el país, es el nuevo intento fallido por parte de una dirigencia política que no ha atinado ninguna estrategia para lograr sus objetivos en la búsqueda del poder. El diputado Juan Guaidó, quien ejerce el liderazgo de este grupo, hace recordar al coyote, personaje de una antigua serie animada infantil, con sus fracasados intentos marca Acme.

Sin embargo, a pesar de dejar casi sin salidas al sector al que representa, este nuevo intento obliga a que la oposición venezolana a definir un rumbo, si realmente quiere convertirse en una alternativa para los venezolanos.

En tal sentido, Hinterlaces.net entrevistó a tres dirigentes políticos, con el propósito de consultar su opinión respecto al camino que debe tomar este sector político, luego del nuevo fracaso golpista. A continuación ofrecemos los testimonios de Felipe Mujica, abogado, secretario general del MAS, Enrique Ochoa Antich escritor y político y José Brtito, diputado a la Asamblea Nacional por Primero Justicia.

Felipe Mujica

Felipe Mujica: Debemos insistir en la salida pacífica

Sobre los hechos recientes en cuanto a la incursión de grupos de mercenarios y un contrato firmado para tal fin hay cualquier cantidad de versiones, meterse en esa discusión no es útil, lo cierto del caso es que todas las versiones dejan muy mal al sector opositor, primero por irresponsables porque se pusieron en manos de unos irresponsables, luego por negligentes, pues ésta sería la tercera oportunidad en la cual se convoca a una acción como esta y fracasan, primero lo de Cúcuta, luego lo del 30 de abril y ahora esta situación que involucra a Macuto, Chuao, etc.

Creo que está claro que todos los que creemos que a ésto hay que darle una salida pacífica, democrática y electoral estamos obligados a insistir en eso; no es solo un discurso político, la iniciativa que debe ser asumida es convocar a todo el campo opositor convencido que la solución venezolana es, en primer lugar, construida por venezolanos y en segundo lugar, democrática.

Dentro de ese campo que es tan amplio, con manifestaciones en el ámbito civil y político, se debe diseñar una estrategia compartida que permita darle respuesta a la riqueza más importante del país que es la vida de los venezolanos. Que se le diga al país que hay una alternativa.

De allí que para nosotros el problema no solamente es organizarnos y convocarnos los demócratas, sino construir salidas a la situación. Ya habrá espacios posteriormente para discutir la salida a los temas políticos, como qué hacer con las elecciones, con el Consejo Nacional Electoral, etcétera.

Debemos impedir que el país vaya al caos, a una sociedad inviable. Creo que la mayoría de los venezolanos está de acuerdo en que la vía no debe ser violenta, tenemos años diciendo que el país debe buscar una salida pacífica. Tenemos el peor gobierno del mundo, pero no basta con eso, pues cuenta como aliada con una oposición que se ha equivocado muchísimo.

Enrique Ochoa Antich
Enrique Ochoa Antich

Ochoa Antich: deslindarse de la oposición extremista

La oposición democrática tiene el deber político y moral de deslindarse de la oposición extremista: así como le decimos al gobierno que no vale todo para pretender perpetuarse en el poder, igual a la oposición extremista hay que decirle que no vale todo para llegar a él.

El gobierno está obligado a abrir espacios de encuentro con la pluralidad democrática del país, como por ejemplo darle cabida en el Consejo de Estado (propuesta que hemos formalizado), pues si se sigue percibiendo que la salida democrática y pacífica está bloqueada, aventurerismos muy costosos para todos como el de Macuto, tenderán a repetirse.

Los partidos que se proclaman proclives a la participación electoral y que se proclaman antimperialistas, como AD y UNT, deberían deslindarse de la derecha proto-fascista y pitiyanqui. La idea de una resolución soberana a nuestra crisis debe hacerse hegemónica entre nosotros, lo que implica afirmar que ni gringos ni rusos, ni cachacos ni cubiches, deben inmiscuirse en nuestros asuntos. Solidaridad internacional si, tutelaje no.

Es claro que el liderazgo de Guaidó ha probado de nuevo su precariedad y su inmadurez, como durante los eventos de Cúcuta y del 30A, y que el G4 está obligado a quitarle la vocería que hoy ostenta para así retomar la ruta democrática: voto, paz, diálogo, Constitución, economía mixta y soberanía. Del mismo modo que Maduro debe comprender que el ejercicio sectario del poder no conduce a ninguna parte. Necesitamos un gobierno de unidad nacional para poder enfrentar los grandes desafíos post-pandemia.

El contrato con mercenarios firmado por Guaidó

Ratificamos la propuesta de una reforma puntual de la Constitución para asignarle a la próxima AN la atribución de designar por 4/5 partes al vicepresidente de la República con atribuciones de jefe de Gobierno, a propuesta del jefe de Estado. Así, todo gobierno habrá de contar con un respaldo parlamentario y ser, de hecho, un gobierno de unidad nacional.

Diputado José Brito

Brito: Primero Justicia debe apartarse de Guaidó

Sin lugar a dudas tenemos que replantearnos el camino y como el ave fénix , levantarnos de las cenizas. Estamos atravesando un mal momento como oposición y tenemos que reconocerlo, está fracturada, triturada y dividida.

Las tareas que tenemos pasan por plantearnos una posición nacionalista, entender que la unidad no se da entre iguales sino en la diversidad y entender que la solución pasa por la vía electoral y no por la vía violenta.

Si tenemos en cuenta esto, vamos a entender que la vía insurreccional es una estafa a la esperanza de cambio de los venezolanos. La verdad es que debemos pisar tierra, hay una institución armada que no se ve representada en el discurso opositor, más allá de malestares internos.

Por otra parte, las soluciones no pueden ser cosméticas, sino de alta cirugía, una alta cirugía es la salida de Juan Guaidó de la dirigencia de un sector importante de la oposición, porque más es el daño que ocasiona que los beneficios que trae.

Respecto al comunicado de Primero Justicia, creemos que, después que se mata el tigre, no se le puede tener miedo al cuero, una posición que nosotros  aplaudimos y reconocemos como un gesto importante, creemos que  queda escueta si no se pasa del dicho al hecho. Eso lo decimos porque no basta con solicitar una rectificación, creemos que hay que ir mucho más allá.

Todo miembro de nuestra organización, ante la negativa de Guaidó a asumir la responsabilidad sobre los hechos que han generado un retroceso histórico en el movimiento opositor y en la esperanza de cambio de los venezolanos, todo militante de Primero Justicia que ocupe una posición dentro de ese interinato virtual, debe apartarse de allí. Ese llamado va a Julio Borges, Tomás Guanipa, Miguel Pizarro, Carlos Paparoni,

Si somos coherentes, hay que deslastrarse, porque definitivamente no hay propósito de enmienda por parte del señor Guaidó.

Hinterlaces.net intentó contactar a otros dirigentes opositores. Aunque calificaron los hechos por los que se señala al diputado Guaidó como un disparate, prefirieron reservar su opinión. No obstante, en redes sociales abundan los señalamientos por parte de partidarios opositores, que se deslindan de la vía planteada por este sector.

Jessica Sosa