Voto latino EEUU
La campaña presidencial en EEUU y la disputa por el voto latino

Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, los latinos representan el 18,4% de la población de ese país. En las últimas semanas, Donald Trump y Joe Biden han apuntado su oferta electoral hacia las comunidades latinas:

  • La Administración Trump apuntaló la candidatura del cubanoamericano Mauricio Claver-Carone en el BID. Políticos veteranos como Felipe González o Henrique Cardoso consideraron esta movida como una afrenta a la “dignidad latinoamericana”. Sin embargo, el presidente Donald Trump la presentó como una “victoria latinoamericana en el BID”. Sin dudas, una concesión a los sectores más conservadores de las comunidades latinas.
  • La muerte de la Juez Ruth Bader Ginsburg provoca tensiones políticas en los Estados Unidos. Barbara Lagoa, de origen cubanoamericano, fue una de las figuras propuestas por Trump, a escasos días de las elecciones, para reemplazar el puesto vitalicio de Bader en la Corte Suprema. Aunque al final se declinó por Coney Barrett, la precandidatura de Lagoa fue otro guiño para la comunidad cubanoamericana.
  • Miles Taylor afirma haber escuchado plantear a Donald Trump improperios sobre Puerto Rico y su intención de “venderla y comprar Groenlandia”. Grupos proinmigrantes puertorriqueños en Florida hicieron enérgicas protestas contra Trump. La migración puertorriqueña es una de las comunidades de inmigrantes más grandes en EEUU.
  • Recientemente el Senado rechazó el proyecto de Ley de TPS para inmigrantes venezolanos. Sin embargo, Biden contestó que de ganar las elecciones promovería la aprobación inmediata de esta Ley.
  • Biden promete una reforma migratoria de envergadura en su campaña electoral. Según el candidato demócrata, de ganar las elecciones, aprobaría la ciudadanía para casi once millones de inmigrantes, muchos de ellos de origen latino.
  • Biden además afirma que de llegar a la Casa Blanca apoyaría la “restitución de la democracia en Venezuela” y señala que “Trump habla duro sobre Venezuela, pero admira a matones y dictadores como Nicolás Maduro.
  • Trump ha sido un emblema de las políticas de “mano dura” hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua. En este sentido, el tema venezolano ha sido muy recurrente en su campaña, bien comparando a sus adversarios con el chavismo o bien prometiendo endurecer sanciones contra el gobierno de Venezuela. Recientemente emitió nuevas sanciones contra el Presidente Nicolás Maduro y el Ministro de Defensa de Irán.
  • Desde el sector ultraconservador de la comunidad cubanoamericana se viene impulsando la llamada “Revolución de los Girasoles”. Es decir, una protesta social y política contra el gobierno de Díaz-Canel. Esta iniciativa viene siendo acompañada por la Administración de Trump y ha generado ciertas expectativas en la derecha latinoamericana.
  • El ex candidato Michael Bloomberg promete inyectar cien millones de dólares a la campaña de Biden en Florida. Asimismo, lleva a cabo un proyecto para la reinserción de ex reos condenados por crímenes no violentos, dirigido, en buena medida, a los estratos más deprimidos de la comunidad latina.
  • Desde un mitin en Florida, estado golpeado por la pandemia, Trump reitera la “responsabilidad” de China en la propagación del virus. Asimismo, advierte que pudiera haber una negociación con el gobierno de Venezuela luego de las elecciones. Indica que Estados Unidos que pudiera llegar a un “trato, pero esta vez mucho más agresivo que los anteriores”. Por otra parte, expresó “los hispano-americanos han enriquecido enormemente a nuestra nación. Son los campeones de nuestros valores comunes”.

¿Guerra de Encuestas?

Según las últimas mediciones sobre la intención de voto en Florida: NBC/Marits Polls pronostica empate técnico entre Biden y Trump. Por otro lado, los estudios de la Florida Atlantic University le dan una estrecha ventaja a Biden. Asimismo, el Trafalgar Group sostiene que la intención de voto se inclina por Trump. Los sondeos de opinión, a poco más de un mes de las elecciones, no muestran a un claro ganador en el estado de Florida. En consecuencia, es fácil inferir que ambas campañas movilizarán todos los recursos y ofertas políticas posibles en la disputa por el voto latino.

Venezuela y la campaña presidencial de EEUU

En este contexto, se puede esperar que Trump utilice la política exterior de los Estados Unidos hacía Venezuela como herramienta propagandística dirigida al conservadurismo latinoamericano. En la medida que se acerque las elecciones se puede esperar un endurecimiento del tono y lenguaje empleado por funcionarios de los EEUU contra Venezuela. Aunado a esto, es probable se empleen nuevas incautaciones a las importaciones y se escale la política de sanciones. Sin cambios bruscos, habrá un aumento gradual de las tensiones entre ambos países.

Damian Alifa