Escarrá sobre el Esequibo: No es momento de acudir a la jurisdicción internacional

El 30 de junio de 2020, la Corte Internacional de Justicia, en medio de una situación global del pandemia, crisis económica y social, realizó una audiencia virtual acerca de una demanda unilateral emprendida por la República Cooperativa de Guyana sobre la jurisdicción venezolana en el territorio Esequibo. Al respecto, voceros del Estado venezolano han esgrimido los argumentos históricos y jurídicos por los que decidió no comparecer ante este procedimiento.

No obstante, Hermann Escarrá, presidente de la Comisión Permanente Constitucional de la Asamblea Nacional Constituyente añadió otro elemento al debate que se mantiene vigente en el país en torno al tema, «no le tenemos temor a ir a la jurisdicción internacional, aunque Venezuela la ha negado; el país debe interpretar el momento político y geopolítico, no nos podemos someter nuevamente a una operación tenaza como ocurrió con Gran Bretaña y Estados Unidos«, dijo el abogado constitucionalista al referirse a las acciones que emprendieron ambas potencias para despojar al país de su territorio con el írrito Laudo de París.

En medio de una entrevista en un canal nacional el pasado domingo 12 de junio, Escarrá agregó que urge interpretar el momento político, pues la nación está bajo asedio internacional y es objeto de sanciones de todo orden, por lo que consideró inconveniente someterse a esa posibilidad.

En tal sentido señaló que el camino a seguir debe ser el diálogo directo, respecto a lo cual advirtió que, «nuestra confrontación no es con Guyana, el problema de fondo es con la Gran Bretaña y así aparece de manera expresa en el Acuerdo de Ginebra, que es el instrumento fundamental para que nosotros, en el marco del derecho internacional, podamos resolver esta situación», puntualizó.

De un laudo írrito a una reforma constitucional

Escarrá recordó que el Laudo arbitral del París, al que apela Guyana para emprender la acción contra Venezuela ante la CIJ, es írrito, por el cúmulo de desviaciones que sucedieron para permitir el despojo del territorio Esequibo, «Venezuela no estuvo representada, hubo desviación de derecho, no hubo motivación y con el documento póstumo de Severo Mallet Provost, aparece el conjunto de irregularidades que se habían producido, a los efectos de que fuéramos despojados de casi 160 mil kilómetros de un territorio que es nuestro por el principio del Uti Possidetis Juris«, según el cual, Venezuela heredaba lo que habían sido las posesiones de la corona española.

Escarrá refirió varios de los momentos históricos por los que ha pasado esta disputa y concluyó que «la revolución avanzó mucho en la idea de organizar y generar una doctrina de Estado en materia de nuestros espacios geográficos y territoriales (…) la Constitución de 1999 por primera vez reconoce que, el territorio y demás espacios geográficos de la República es el que correspondía a la Capitanía General de Venezuela antes de las transformaciones políticas iniciadas en 1810 con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbitrales no viciados de nulidad«. El paso de avance en este tema para el constituyente, «sería reconocer que ese espacio geográfico pertenece a Venezuela, que forma parte de nuestro espacio geográfico toda la margen occidental del Río Esequibo».

Escarrá informó que emitió una carta al respecto, dirigida al presidente de la ANC, Diosdado Cabello y espera que esa instancia asuma pronto ese debate.

Jessica Sosa